Eficacia analgésica y seguridad del Tramadol

Las afecciones que pueden causar dolor pueden comprometer tu calidad de vida y la habilidad de funcionar normalmente. Muchos medicamentos diferentes, llamados analgésicos, ayudan a aliviar el dolor. El Tramadol, también conocido por el nombre comercial Ultram y Ryzolt, es un analgésico que actúa en tu sistema nervioso. Generalmente es un medicamento efectivo, el tramadol es un narcótico similar a una droga que puede crear hábito. Puede causar efectos colaterales que pueden producir serios problemas de seguridad en algunos casos. Tu médico es la mejor fuente de información detallada acerca del tramadol y puede informarte si es una buena elección para ti.

Acciones

El tramadol es un opiáceo artificial, una sustancia similar a la morfina y codeína. Cuando tomas una dosis de tramadol, aproximadamente el 75% de la droga es absorbido en tu sangre. El tramadol actúa por la unión a los receptores opiáceos encontrados en las células nerviosas que trasmiten las señales del dolor. Cuando tu hígado metaboliza el tramadol, produce una substancia de la droga original que es 6 veces más poderosa que el mismo tramadol. Este metabolito también se une a los receptores de opiáceos. Ambos, el tramadol y su metabolito. Ambos, bloquean la actividad de las células nerviosas, interfiriendo con tu percepción del dolor. También interfieren con la capacidad de una célula nerviosa de absorber del sistema nervioso productos químicos como la serotonina y la norepinefrina. Esto les permite permanecer activos, ayudando a prolongar sus efectos y reduciendo posiblemente la ansiedad relacionada con el dolor.

Efectividad

En conjunto, el tramadol tiene un alto grado de efectividad y es prescrito para controlar tanto el dolor de corta duración como el dolor crónico. En un estudio clínico publicado en la emisión de junio 1992 de la Clinical Pharmacology and Therapeutics, investigadores estudiaron la efectividad del tramadol en el control del dolor postoperatorio, comparado a la terapia de combinación con acetaminofen y otros medicamentos contra el dolor. Encontraron que el tramadol fue superior a la terapia alternativa y bien tolerado. En un artículo publicado en la emisión de enero de 2013 de "Drugs and Aging” , el tramadol fue considerado altamente útil en los pacientes de edad avanzada, postoperatorios. De cualquier manera, las autoridades recomiendan una estrecha vigilancia para los pacientes de edad avanzada que toman tramadol. Finalmente, investigaciones publicadas en la emisión de noviembre del 2012 de “Clinical Rheumatology”, encontraron que la combinación de tramadol con acetaminofen puede ser más efectiva que el uso de fármacos antiinflamatorios no esteroideos para tratamientos de largo plazo, en el dolor crónico.

Seguridad

El tramadol puede causar efectos colaterales, incluyendo mareos, dolor de cabeza, somnolencia, náuseas y otros problemas digestivos. Aunque estos efectos son generalmente leves, el tramadol puede ocasionar convulsiones en algunas personas, especialmente si se toma en dosis superiores a las recomendadas. El riesgo de convulsiones es mayor en cualquier persona que tome otros tipos de medicamentos que afecten al sistema nervioso, como los antidepresivos, inhibidores de la monoaminooxidasa o supresores del apetito. El tramadol puede incrementar el riesgo de una enfermedad llamada síndrome de serotonina, un trastorno potencialmente mortal que se observa en algunos pacientes que toman ambos, tanto tramadol como fármacos que afectan el metabolismo de la serotonina química del sistema nervioso. Debido a que el tramadol es un opiáceo, que puede causar dependencia a la droga y ocasionar síntomas de abstinencia (como ansiedad, sudoraciones, insomnio y temblores) si lo suspendes abruptamente. Estas reacciones pueden ser minimizadas reduciendo gradualmente la dosis con el tiempo.

Contraindicaciones

El tramadol no se utiliza durante el embarazo porque atraviesa la placenta y puede causar dependencia física y síndrome de abstinencia en el recién nacido. También no es recomendado durante la lactancia porque el medicamento pasa a la leche materna poco después de la administración. No debes tomar tramadol si eres alérgico a los opiáceos. Si eres propenso a las adicciones, alcohólico o has tenido pensamientos suicidas, el tramadol puede no ser una buena elección para ti. Habla con tu médico acerca de las opciones más seguras para controlar el dolor. Este medicamento tampoco se recomienda para niños, especialmente menores de 16, porque su seguridad en niños no ha sido comprobada.

Precauciones

Tomar demasiado tramadol es potencialmente fatal. Una sobredosis puede conducir a convulsiones, coma, respiración lenta y otras complicaciones que amenazan la vida. No ingieras tramadol con alcohol, sedantes, narcóticos o drogas de la calle. Combinar estas sustancias puedes ocasionar efectos colaterales que amenazan la vida.

Más galerías de fotos



Escrito por joanne marie | Traducido por luisa santana