Los efectos de los zapatos de tacón en el sistema esquelético

Desde 1500, los zapatos de tacón han sido la piedra angular del guardarropa de una mujer. Este calzado acentúa los muslos de quien los usa y cambia su postura y paso, haciendo que parezca "más seductora". En un estudio de 2007, en European Urology, sin embargo, se mostró que los zapatos de tacones facilitaban la actividad del músculo pélvico en las mujeres con incontinencia urinaria debido a la mayor inclinación de la pelvis. Aunque existen beneficios relacionados con el uso del calzado, en varias décadas anteriores, más y más estudios han sugerido que este calzado moderno es malo para la salud de quien lo usa.

Efectos en el cuerpo

Utilizar zapatos de tacones altos causa una disminución en el largo del paso. Esta disminución resulta del cambio de la cinética de la articulación de la pierna, como el aumento de la reflexión plantar del tobillo, y los cambios en la orientación relativa de las estructuras esqueléticas en el tobillo, lo que da como resultado una disminución en el largo del paso, según un estudio de 2003, en la revista científica Journal of the American Podiatric Medical Association. Utilizar zapatos de tacones también hace que la mujer tenga un cambio anterior en su centro de masa, haciendo más presión en la bola del piel. Esto hace que esté ligeramente fuera de equilibrio, lo que puede dar como resultado cambios compensatorios en la postura corporal, como una reordenación de las caderas y la columna. La metatarsalgia, o dolor de articulación en la bola del pie, puede ser resultado de una presión extendida en la parte frontal del pie.

Deformidades de pie y tobillo

Pueden resultar varias deformidades de pie a causa del uso de tacones altos. Un tipo es la formación de un juanete. Este crecimiento óseo en el borde de un costado del dedo grande del pie por el uso de calzado ajustado fuerza al dedo a angularse hacia otros dedos. Esta deformidad puede ir acompañada de dolor de articulación o una piel callosa roja en la articulación en la base del dedo grande. Los dedos martillo también pueden ser el resultado del uso de tacones. Se desarrollan debido a la punta constreñida del calzado que empuja a los dedos más pequeños a doblar su posición en la articulación media y a que los músculos de esos dedos se vuelvan incapaces de colocarse de forma recta, incluso cuando no tienen puestos esos zapatos. Otra deformidad común y similar es el dedo maso, que sólo difiere en la ubicación del pliegue: mientras que el dedo martillo está doblado en la articulación del medio, el dedo maso lo hace en la articulación superior. Además, utilizar tacones altos hace que el tendón de Aquiles se acorte y ajuste, lo que finalmente puede dar como resultado dolor de talón o debilidad en el tendón, haciéndolo propenso a lesiones durante la práctica de ejercicios.

Problemas de rodilla


Utilizar tacones altos aumenta el desarrollo de osteoartritis.

Utilizar zapatos de tacón con incluso un ligero taco crea un aumento en el esfuerzo de torsión en la rodilla que los zapatos planos no crean, según un estudio de 2005 del Dr. Casey Kerrigan sobre tacones altes y el progreso de la osteoartritis en rodilla. Esta torsión ha estado directamente relacionada al desarrollo y/o progreso de la osteoartritis de rodilla. Es esta carga repetitiva para la rodilla la que ha estado vinculada al desarrollo de la osteoartritis, especialmente mientras se camina. Con el tiempo, la osteoartritis gradualmente empeora, y aunque no hay una cura para la misma, se han desarrollado tratamientos para ayudar a aliviar el dolor y la incomodidad.

Más galerías de fotos



Escrito por jami hegrenes | Traducido por aldana avale