Los efectos de la terapia con masajes sobre el agotamiento suprarrenal

Las glándulas suprarrenales, situadas encima de los riñones, liberan adrenalina y una variedad de hormonas y sustancias químicas similares a las hormonas. El agotamiento suprarrenal puede resultar de la exposición a factores de estrés constante que causan que las glándulas suprarrenales trabajen en exceso hasta que ya no pueden producir suficiente cantidad de hormonas. Los síntomas de agotamiento suprarrenal incluyen fatiga, infecciones recurrentes, incapacidad para lidiar con el estrés, cambios en la presión arterial y dolores musculares. Aunque el mecanismo exacto de acción aún no se confirma científicamente, la terapia de masaje proporciona relajación en complemento con el tratamiento médico convencional.

Disminuye las hormonas del estrés

En la vida cotidiana ocurren una serie de situaciones miniestresantes: te quedaste sin leche, las luces rojas, los niños inquietos, la competencia en el trabajo, los clientes enojados, el cónyuge malhumorado. Las glándulas suprarrenales liberan cortisol para hacer frente a estos problemas y situaciones de emergencia con una respuesta de lucha o huida. La investigación de Tifffany Field y asociados muestra que el masaje reduce el cortisol, tanto en la saliva como en la orina, lo que indica una reducción del estrés.

Mejora el estado de ánimo

En una revisión general de la terapia de masaje en el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa, la investigación indica que un solo masaje reduce la ansiedad temporal que resulta de una situación estresante, y varios tratamientos de masaje reducen los sentimientos generales de ansiedad y depresión. Según Iwao Osaka, MD, un simple masaje de manos puede reducir la ansiedad de los pacientes.

Apoyo a la función inmune

Uno de los síntomas de agotamiento suprarrenal es el dolor de garganta y las infecciones frecuentes. De acuerdo con Townsend Letter, una revisión de la investigación sobre los efectos del masaje sobre la función inmunológica muestra que el masaje aumenta las células blancas de la sangre y las células asesinas naturales en individuos sanos tras un masaje sueco. Townsend Letter también informa que hay un aumento de la actividad de las células asesinas naturales y de las células T en los pacientes VIH positivos que reciben masajes diarios y reducción de la pérdida de linfocitos en niños con VIH que reciben terapia de masaje dos veces por semana.

Más galerías de fotos



Escrito por lyn michaud | Traducido por katherine bastidas