Los efectos sociales de la obesidad en niños

Según los Centers for Disease Control and Prevention, a partir de 2008 hasta un 19,8 por ciento de los adolescentes menores de 19 años se consideraban obesos. Existen muchas teorías acerca de por qué las tasas de obesidad han aumentado tan dramáticamente en los últimos 20 años, pero independientemente de que combinación de factores contribuyan al problema, los efectos resultantes causan estragos en las vidas de estos chicos. Además de los efectos secundarios físicos bien documentados, un estudio de 2003 publicado en el "Journal of the American Medical Association" encontró que los niños obesos se enfrentan a efectos secundarios emocionales y sociales similares a los de los niños que enfrentan el tratamiento del cáncer.

Víctimas de la intimidación

Más que cualquier otro factor, la obesidad aumenta la probabilidad de ser intimidado por otros niños hasta en un 63 por ciento. En un estudio publicado en la edición de junio 2010 de la revista "Pediatrics", los investigadores de la University of Michigan encontraron los resultados asombrosos. A pesar de que la prevalencia de la obesidad ha crecido de manera significativa, por lo que el sobrepeso y la obesidad en los jóvenes parecen más normales, la tasa de acoso escolar no ha disminuido. Los niños pueden ser crueles. Esta crueldad puede tener efectos significativos en la psique de los niños que luchan con la obesidad. Los niños obesos pierden más días de escuela que los niños con un peso normal. Pueden presentar un rendimiento reducido en el aula, retirarse socialmente o comportarse mal.

Habilidades sociales

De acuerdo con el Cornell University Department of Policy Analysis and Management, los niños obesos suelen mostrar habilidades sociales más pobres que sus pares de peso normal. La estigmatización social de los niños con obesidad conduce a problemas de autoestima, que a menudo conducen a más estigmatización social. Cuando un niño se siente constantemente aislado, denigrado e impotente, sus acciones resultantes en un contexto social podrían verse obstaculizadas. El ciclo continúa, ya que las habilidades sociales pobres a menudo conducen a más intimidación.

Depresión

La continua baja autoestima y desesperanza, a menudo complementada por mal funcionamiento en la escuela y en los contextos sociales, a menudo conduce a la depresión en los niños obesos. A pesar de que la depresión es un problema psicológico al que muchos niños hacen frente, la afección a menudo tiene consecuencias sociales. Los niños pueden retirarse de las actividades que antes disfrutaban, experimentar aumento de peso adicional, dejar de querer pasar tiempo con la familia o los amigos, o comportarse mal en contextos sociales.

Más galerías de fotos



Escrito por laura williams | Traducido por lourdes villaseñor