Efectos secundarios de un tratamiento facial

Los tratamientos faciales pueden hacer maravillas cuando se trata de extraer la suciedad y las bacterias de los poros y mejorar el aspecto general de la piel. Sin embargo, también tienen desventajas que pueden dejar tu piel con un aspecto poco presentable. Consulta a tu médico o dermatólogo antes de someterte a un tratamiento para asegurarte de que es el adecuado para tu tipo de piel, y echa un vistazo a las credenciales del esteticista que realizará el procedimiento. La mayoría de los efectos secundarios no requieren tratamiento, pero debes buscar atención médica en caso de reacciones graves.

Enrojecimiento e irritación

Los efectos secundarios más comunes de un tratamiento facial son el enrojecimiento y la aparición de manchas en la piel por la presión de la exfoliación y la extracción. Evita usar maquillaje o cualquier producto en tu piel durante uno o dos días después del tratamiento para darle a tu piel tiempo para que sane. También debes evitar programar un tratamiento facial dentro de los tres días anteriores a un evento importante en el que tengas que lucir muy bien.

Erupciones

Las erupciones post-tratamiento suelen ser consecuencia de las bacterias que se abren paso en tu piel durante el tratamiento facial, ya que las máquinas de vapor y las herramientas mal esterilizadas pueden ser caldo de cultivo para ellas. Elimina este riesgo solicitando al técnico que no utilice herramientas durante el tratamiento. Otra opción es asegurarte de que todas las herramientas sean tomadas directamente de una máquina de desinfección antes de iniciar el tratamiento facial.

Cicatrización

Cuando los esteticistas usan herramientas o sus dedos para extraer las impurezas de los poros, existe el riesgo de dañar la capa externa de la piel. Las extracciones excesivamente vigorosas pueden causar cortes y hemorragias. Un técnico inexperto o mal entrenado en extracciones puede dañar tu piel hasta el punto de hacerla susceptible a una infección o, en casos extremos, incluso dejar una cicatriz. Para protegerte a ti misma y disminuir el riesgo de infección, asegúrate de que la persona que te vaya a hacer el tratamiento facial use guantes.

Sequedad

Probablemente el esteticista tenga que exfoliar tu piel durante el proceso del tratamiento facial para llevar tu capa de piel más fresca a la superficie. Sin embargo, una exfoliación fuerte puede dejarte una sensación de sequedad y comezón en la piel. Usa una crema hidratante suave y sin perfume diariamente para combatir la sequedad, y evita la exposición al sol después del tratamiento facial, ya que la radiación ultravioleta puede exacerbar aún más la sequedad de la piel.

Más galerías de fotos



Escrito por leigh shan | Traducido por josé antonio palafox