Efectos secundarios de hacer sentadillas

Las sentadillas (squats) son un ejercicio de alta intensidad que trabaja los glúteos y los cuádriceps. Hacerlo de la forma correcta es esencial para ganar fuerza y ​​masa. Realizar levantamiento de pesas (lifting weights) más allá de tu capacidad, entrenar de más y técnicas incorrectas de entrenamiento, pueden dar lugar a dolor y lesiones. Los entrenamientos con gran peso aumentarán el tamaño del músculo y el peso corporal. El aumento de tamaño y peso puede no ser una meta prevista para todo el mundo, especialmente las mujeres.

Lesiones

Errores técnicos comunes incluyen sentadillas con una postura demasiado amplia o estrecha, con el peso movido hacia adelante en lugar de hacia atrás y llevando las caderas demasiado por debajo del nivel de la rodilla. Estos errores pueden conducir a lesiones de rodilla. Las lesiones de espalda pueden ocurrir cuando te desvías de un arco natural de la espalda. Una mala colocación de las barras puede resultar en lesiones de cuello o de la espalda superior. Hacer sentadillas excesivas tensará los músculos, los tendones y los ligamentos que sostienen el área de la rodilla. Los problemas incluyen ligamentos agotados, comúnmente conocidos como esguinces; y los músculos y tendones agotados, comúnmente conocidos como distensiones.

Dolor

Las articulaciones musculares y los tendones y ligamentos de soporte responden mal a los movimientos excesivos y repetitivos. La repetición puede conducir a dolor en las articulaciones y dolor muscular. El ejercicio por encima de los niveles de tu umbral pueden producir a dolor muscular. Hay dos tipos de dolor: dolor agudo y dolor atrasado. El dolor agudo se produce inmediatamente después de hacer ejercicio debido a la acumulación de ácido láctico. El dolor atrasado se presenta uno a cinco días más tarde. El descanso y el tiempo de recuperación insuficientes entre los entrenamientos aumentará el dolor y el riesgo de lesiones.

Desequilibrio muscular

Todos los programas de entrenamiento de peso deben incluir cantidades iguales de intensidad para los grupos musculares opuestos. El grupo muscular del cuádriceps en las frontales del muslo trabaja frente al grupo de los tendones en la parte posterior del muslo. La sobrecarga de entrenamientos de sentadillas puede crear un desequilibrio entre los músculos cuádriceps y el grupo de músculos opuestos, los tendones de la corva. Si tienes cuádriceps fuertes y los isquiotibiales débiles, eres más propensos a sufrir de músculos isquiotibiales tirados.

Pérdida de flexibilidad

La fuerza ganada con los ejercicios de sentadillas puede causar endurecimiento de los músculos y los tendones y los ligamentos del tejido conectivo en la articulación de la rodilla. Los músculos tendones y ligamentos tensos limitan el alargamiento de los grupos de músculos opuestos y reducen los rangos de flexibilidad. La falta de flexibilidad puede aumentar el dolor y las lesiones.

Resultados no deseados

El aumento de la fuerza muscular se correlaciona con aumentos en la masa muscular. Cuando una dieta o la pérdida de peso no son parte del programa de entrenamiento, los resultados pueden aumento en el tamaño del músculo y el peso corporal. Si bien esto puede ser un objetivo para los hombres, puede que no sea una meta prevista para las mujeres. Comprender los efectos del entrenamiento antes de comenzar un programa de ejercicios evita estos resultados no deseados.

Más galerías de fotos



Escrito por luann voza | Traducido por jaime alvarez