Efectos secundarios de la sandía

El escritor Mark Twain dijo una vez: "Cuando uno ha probado la sandía, sabe lo que los ángeles comen". Si la sandía es celestial es tema de debate, pero no queda ninguna duda sobre su valor nutricional, es rica en vitamina C y sirve como una fuente de vitamina A. El consumo de sandía también puede tener algunos efectos secundarios inesperados, algunos positivos y otros negativos.

Alergias

Incluir la sandía en tu dieta puede desencadenar reacciones alérgicas. La evidencia disponible en la edición de 2009 de “International Archives of Allergy and Immunology" revela que los alérgenos en esta fruta consisten en malato deshidrogenasa, isomerasa de fosfato de triosa y profiling, todos los cuales son enzimas. Es posible que tengas una alergia a la sandía si tienes sensibilidades alérgicas al látex, apio, pepino o zanahoria según los informes de la Allergen Bureau estas alergias se relacionan. Los síntomas de alergia a la sandía pueden variar de leves a severos, incluyendo urticaria, hinchazón facial, diarrea o anafilaxia.

Presión arterial

Al comer una porción de sandía puedes ver los beneficios de tu presión arterial. La investigación en la edición de enero 2011 de la "American Journal of Hypertension" correlaciona a la sandía con la mejora del flujo sanguíneo a través de la aorta, la arteria más grande en el corazón que lleva sangre desde este órgano al resto de tu cuerpo. Esto disminuye la presión arterial debido a la citrulina de la sandía que se convierte en arginina, los investigadores señalan que la arginina disminuye la presión arterial en la arteria braquial. No consumas la sandía como un método de tratamiento de la hipertensión sin consultar a tu proveedor de atención médica.

Disfunción eréctil

La citrulina que contribuye a disminuir la presión arterial también relaja los vasos sanguíneos de acuerdo a los investigadores de Texas A muchas personas la utilizan para hacer encurtidos y condimentos. Se necesita investigación para confirmar estos resultados, así que habla con tu médico de las opciones médicamente aprobadas para el tratamiento de esta condición.

Cáncer

La sandía es una buena fuente de licopeno, contiene 6.889 microgramos por porción de 1 taza de fruta picada. Este compuesto da la sandía su color. No existe ningún mínimo de la ingesta diaria recomendada, aunque Mayo Clinic.com señala un consumo de rangos aceptables de 2 a 30 mg. El licopeno puede actuar como un antioxidante, que puede detener el daño del radical libre que puede desencadenar que las células muten de una manera cancerosa. Mientras que los estudios ofrecen pruebas inconcluyentes, el licopeno en la sandía puede retardar la progresión del cáncer o prevenirlo.

Más galerías de fotos



Escrito por nicki wolf | Traducido por gabriela nungaray