Efectos secundarios de los relajantes musculares

Los relajantes musculares son un tipo de medicamentos, generalmente indicados para el tratamiento del dolor derivado de lesiones o de enfermedades crónicas como la fibromialgia. Los relajantes musculares no curan el problema. Sin embargo, actúan sobre el sistema nervioso central y proporcionan alivio temporal del dolor en algunas personas. Pueden ser adictivos y también pueden presentar efectos secundarios negativos, incluyendo síntomas físicos, dificultad para pensar y funcionar, riesgo de adicción y posibles interacciones peligrosas con otros medicamentos.

Efectos secundarios físicos de los relajantes musculares

Al igual que sucede con muchos medicamentos, existen numerosos posibles efectos secundarios derivados de los relajantes musculares. Éstos incluyen molestias estomacales, náuseas y vómitos. Algunas marcas pueden provocar un gusto desagradable o sequedad bucal. El efecto secundario más común son los mareos. Esto ocurre con muchos pacientes.

Problemas para pensar y funcionar

Un riesgo grave respecto de los relajantes musculares es que pueden dificultar tu capacidad de pensar y funcionar, debido a su efecto sedante. Es común sentirse mareado y aturdido, con falta de equilibrio o menos alerta de lo normal. Los problemas de vista, de procesamiento de ideas y de toma de decisiones también son frecuentes. Por ello, se recomienda fuertemente evitar conducir u operar maquinaria pesada si se toman relajantes musculares.

Riesgo de adicción

En Estados Unidos, los relajantes musculares requieren de una prescripción médica y se consideran una sustancia controlada. Suelen ser objeto de abuso. Aquellos con un historial de adicción a las drogas o al alcohol no deben emplear relajantes musculares y tampoco deben mezclarlos con alcohol. Debido al alivio del dolor que proporcionan, estos medicamentos pueden ser adictivos para aquéllos que padecen de dolor crónico. Además, una vez que el cuerpo se acostumbra a una dosis diaria de los relajantes musculares, se puede volver dependiente de éstos para funcionar y puede experimentar síntomas de abstinencia si deja de consumirlos.

Posible interacciones con drogas

Al igual que todos los medicamentos, existe un riesgo de que interactúen con otras medicaciones que uno consume. Al mezclarlos con determinados tipos de medicamentos, se puede incrementar la eficacia de los relajantes musculares, lo que hace que la droga sea peligrosa. En las mujeres, determinados relajantes musculares pueden interactuar con suplementos de estrógeno. Las interacciones con drogas específicas varían en función del relajante muscular específico que consumes. Por ello, debes consultar con un profesional de la salud para evitar interacciones peligrosas. Sin embargo, diversos relajantes musculares pueden interactuar con el alcohol. Esta interacción incrementa su efecto sedante, causa problemas y disminuye la capacidad para conducir.

Más galerías de fotos



Escrito por rose marchick | Traducido por florencia prieto