Efectos secundarios de las perforaciones

Si decides realizarte una perforación por un profesional, tus posibilidades de contraer una enfermedad transmitida por sangre, como la hepatitis C, son mínimas. Los perforadores profesionales esterilizan instrumentos y agujas en un autoclave para evitar la propagación de enfermedades a los clientes o con herramientas cargadas de bacterias. A pesar que tu perforador utiliza material estéril y joyas, pueden surgir problemas. Sigue estas instrucciones sobre cómo limpiar tu perforación para ayudar a aliviar o evitar los posibles problemas.

Cicatrización

Cuando te haces una perforación, no importa la ubicación en tu cuerpo, tendrás una cicatriz que queda una vez que te quitas las joyas y permites que la perforación se cierre. Si tu perforador es un profesional que utiliza una aguja de una muestra de tejido correcta y la joyería apropiada para tu anatomía, la cicatrización será mínima. La mayoría de las cicatrices de perforaciones profesionales son tan pequeñas como la cabeza de un alfiler, si sigues el cuidado posterior estricto y correctamente y te preocupas por el agujero abierto después de quitarte la joya. Las perforaciones realizadas en gran calibre, como 10 u ocho, tendrán cicatrices más grandes que las tradicionales, que están generalmente perforados en calibre 14 o 12. Los queloides, un tipo de tejido cicatricial que crece alrededor y fuera de la perforación de la herida, son posibles si eres propenso a queloides.

Irritación

La irritación de la piel en el interior y el exterior de la perforación es un efecto secundario normal. Dependiendo de la duración del período de curación de tu perforación específica, el sistema inmunitario y el régimen de cuidado posterior, la perforación puede parecer y sentirse irritada por un mínimo de cuatro semanas a un año. Cuando el sitio de perforación experimenta irritación, tu perforación aparecerá hinchada y roja, y exudará un líquido claro, de color blanco o amarillo claro, de acuerdo con Association of Professional Piercers. Tu perforación también puede picar y ser sensible al tacto. Lava la perforación diariamente y evita productos ásperos en la zona para disminuir la irritación. Cambiar la joya demasiado temprano durante el periodo de cicatrización también puede provocar que ésta aparezca irritada.

Infección

La infección es posible en cualquier perforación en el cuerpo. Las infecciones bacterianas o reacciones alérgicas son comunes en la curación de perforaciones si no tienes cuidado y no sigues las instrucciones de tu perforador, de acuerdo con Elayne Angel, autor de "La Biblia de la perforación: La guía definitiva para la perforación corporal segura". La inserción de la joya inapropiada en tu nueva perforación puede causar una reacción alérgica. Las bacterias de las manos, si estás constantemente tocando tu perforación, puede conducir a una infección. Las perforaciones orales son susceptibles a la infección cuando entran en contacto con los fluidos corporales de otra persona. Los perforadores profesionales sugieren que evites besos profundos y el sexo oral durante el período de cicatrización para las perforaciones orales para prevenir la infección.

Sangrado

El sangrado es común durante el procedimiento de perforación y durante varias horas después del procedimiento. Algunas perforaciones, como la genital masculina conocida como Príncipe Alberto, pueden sangrar durante varios días después del procedimiento de perforación. Tu perforación puede sangrar si experimentas una ruptura o te enganchas la ropa, en los deportes o juegos bruscos o sientes un tirón en la perforación. Si experimentas un tirón o un desgarro en tu perforación del cuerpo, visita a tu perforador profesional. Continúa limpiando la zona, mientras que el tirón se cura y elimina cualquier exceso de sangre seca de tu joya.

Más galerías de fotos



Escrito por maude coffey | Traducido por daniela laura arjones