Efectos secundarios de la natación

Saltar a la piscina puede ayudarte a mantenerte en condición o refrescarte durante los días cálidos. Nadar es también un ejercicio sin peso que utiliza la mayoría de tus músculos, lo que lo hace efectivo para el aguante cardiovacular y muscular. A pesar de sus beneficios, nadar puede ocasionar una variedad de efectos secundarios que van desde irritaciones leves como la comezón a efectos más severos como las infecciones por bacterias.

Efectos en tus pulmones

Aunque el cloro se utiliza en las piscinas para matar bacterias, puede causar problemas por si mismo. Un artículo publicado en el 2003 en el “National Sports Medicine Institute” citó numerosos estudios que encontraron que el cloro incrementa el riesgo del asma y deficiencia en el funcionamiento de los pulmones. El cloro puede también agravar los problemas respiratorios y presenta un mayor riesgo en los niños, quienes tienen un sistema inmunológico subdesarrollado. Evita tragar agua de la piscina y toma una ducha antes y después de cada sesión de natación con un jabón neutral para evitar que el cloro irrite tu piel.

tener comezón

Absorber cloro en tu piel puede darte comezón. Esto normalmente ocurre cuando la piscina contiene una alta concentración de cloro. Cuando ocurre, lava tu cuerpo con jabón neutro para retirar el cloro. Nadar o descansar en el agua poco profunda, especialmente en lugares en donde las aves tienden a reunirse, podría ocasionarte "comezón del nadador" que es causada por parásitos que se encuentran en los caracoles. Esta comezón a menudo se acompaña de un sarpullido; granos rojos que pueden aparecer dentro de las siguientes 12 horas, de acuerdo al Departamento de Salud de North Dakota. Evita rascar esta irritación y aplica crema corticoide o bicarbonato de sodio a las áreas afectadas. Las irritaciones afectan sólo a aproximadamente un tercio de las personas que entran en contacto con estos parásitos, no se transmite entre personas y desaparece por si sola.

Oído de nadador

El agua puede permanecer en el canal del oído externo después de nadar y algunas personas pueden albergar bacterias que conducen a la infección llamada oído de nadador u otitis externa, que se agrava al tocarse o jalarse la oreja infectada. El dolor empeora conforme la infección se esparce; el drenado de fluido o pus es común. A menudo se receta antibiótico o gotas para los oídos para el tratamiento de los síntomas. Si se detecta a tiempo, la infección no avanzará. Mantén tus oídos limpios y secos para evitar la infección.

Cabello seco, cabello mojado

Nadar puede también causar resequedad del cabello. El cloro reacciona con tu cabello, dejándolo frágil y seco. Las personas con tratamientos químicos en el cabello como los permanentes, relajantes y coloraciones, están más propensas al daño del cloro, de acuerdo con Columbia Health. Aplica acondicionador antes de nadar y usa una gorra para nadar. La gorra no mantiene toda el agua fuera de tu cabello por lo que debes lavarlo con champú después de nadar y seca tu cabello con secadora a nivel medio o bajo en temperatura. Evita frotar tu cabello con la toalla o cepillarlo después de nadar ya que lo puedes romper, especialmente cuando tienes cabello delgado. En lugar, utiliza un peine de cerdas anchas y separadas para peinar y desenredar el cabello mojado después de aplicar acondicionador.

Más galerías de fotos



Escrito por frank yemi | Traducido por glen boyd