Efectos secundarios de la hidroclorotiazida

La hidroclorotiazida, que también se vende bajo la marca Hydrochlorot, es un diurético prescrito utilizado comúnmente para tratar la presión arterial alta. Algunos médicos también lo recetan para tratar la hinchazón de los tobillos o las piernas. Al igual que con muchos otros medicamentos, los efectos secundarios potenciales van desde leves hasta potencialmente graves. Los trastornos electrolíticos y la deshidratación son los efectos secundarios más comunes de este medicamento.

Desequilibrios de electrolitos

La hidroclorotiazida provoca que los riñones aumenten la producción de orina y elimina más líquido del cuerpo de lo normal. Sin embargo, a veces se pierden también electrolitos importantes, incluyendo sodio, potasio, y magnesio. No todos responden a la hidroclorotiazida de la misma manera. En algunas personas, las pérdidas de electrolitos puede ser insignificante, pero en otras, son significativas. Por ejemplo, un nivel bajo de potasio en la sangre puede causar calambres musculares e incluso alteraciones de la frecuencia cardíaca. Los niveles bajos de sodio están ligados a la fatiga y convulsiones. Y los niveles bajos de magnesio en la sangre pueden provocar debilidad, delirio y alteraciones en el ritmo cardíaco.

Deshidratación

Los fluidos adicionales que el cuerpo pierde durante el uso de la hidroclorotiazida pueden causar deshidratación. Los efectos secundarios comunes de la deshidratación incluyen fatiga, mareos, sed y boca seca. Una persona que está deshidratada también puede observar su orina de un color más oscuro de lo normal porque es muy concentrada. Cuando una persona se deshidrata, el flujo de sangre a los riñones puede llegar a ser tan lento que causa lesiones renales sin síntomas. Afortunadamente, cuando se trata la deshidratación, el flujo de sangre a los riñones aumenta y los riñones normalmente se recuperan completamente.

Otras anormalidades de laboratorio

La hidroclorotiazida también tiene el potencial de causar muchos otros efectos secundarios. Mientras que puede causar la disminución de diversos electrolitos importantes, también puede causar un aumento en varios otros componentes de la sangre, como el calcio. También puede aumentar el nivel de ácido úrico, lo que puede provocar un ataque de dolor de gota en alguna articulación. Los niveles de las grasas en la sangre, como el colesterol malo, que bloquea las arterias, y los triglicéridos pueden aumentar. El nivel de azúcar en sangre puede aumentar, así como elevar el riesgo de diabetes o complicar su tratamiento.

Efectos secundarios de la piel

Los efectos secundarios de la hidroclorotiazida en la piel pueden variar de leves a potencialmente graves. Puede hacer la piel sensible a la luz solar, causando urticaria o salpullido. Además, las llagas en la boca, los golpes que parecen ampollas, la irritación y dolor de piel pueden ocurrir y pueden indicar una reacción adversa grave. La caída de cabello, aunque puede sentirse molesto y tal vez antiestético, es otro posible efecto secundario, aunque no es peligroso.

Advertencia

La hidroclorotiazida puede causar falta de aliento y dificultad para respirar, lo que requiere una atención urgente. Cualquier dolor de ojos o cambios en la visión requieren atención inmediata, ya que este medicamento puede causar una forma de glaucoma. La exposición al sol que resulte en despellejamiento debe ser evaluado por un médico de inmediato, así como las llagas o una erupción con ampollas. Todos los cambios en la piel deben consultarse. No se han realizado estudios adecuados sobre la utilización de la hidroclorotiazida en mujeres embarazadas. Por lo tanto, este medicamento sólo debe usarse durante el embarazo si el médico considera que es esencial. Puede atravesar la placenta y causar ictericia en el feto y en el recién nacido. Ya que se transfiere a la leche materna, no se recomienda durante la lactancia.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. ann m. hester | Traducido por daniela fedorov