Efectos secundarios de la graviola

Graviola, o guanábana, es el nombre común de un árbol tropical frutal conocido en botánica como Annona muricata. La planta arbustiva de 30 pies de altura, ha tenido muchos usos tradicionales. Las semillas han sido utilizadas para matar los piojos y el jugo de frutas para tratar la lepra. Las partes del árbol también contienen compuestos químicos conocidos como alcaloides que afectan a las personas fisiológicamente. Antes de tomar suplementos de graviola, consulta a un médico.

Efectos secundarios

Un estudio publicado en enero de 2002 en la revista "Movement Disorders" sugiere que la alta incidencia de los antillanos con problemas motrices de tipo Parkinson está relacionada con el alto consumo de la fruta de la graviola. Los investigadores utilizaron neuronas en cultivo y sujetos no humanos, para llevar a cabo la investigación. Sin embargo, el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center advierte que es necesaria una mayor investigación en humanos para que la comunidad médica le pueda informar al público acerca de los riesgos y los beneficios de la graviola.

Composición de la graviola

Los alcaloides reticulina y coreximina parecen estar detrás de los trastornos del movimiento asociados al consumo de graviola. La fruta es rica en hidratos de carbono y vitaminas B-1, B-2 y C. El calcio, potasio, zinc, magnesio y fósforo también están presentes. La planta cuenta con sustancias derivadas de ácidos grasos llamados acetogeninas annonaceous, que están siendo estudiadas ampliamente por sus efectos, de acuerdo con información de 2009 del sitio Web Drugs.com. Las semillas maduras contienen un tipo de proteína llamada glicoproteína que se une a los azúcares.

Beneficios potenciales

La graviola se ha utilizado tradicionalmente para calmar los nervios, tratar problemas de estómago y aliviar la fiebre, aunque se carece de pruebas clínicas suficientes para apoyar estos usos, señala Drugs.com. La Purdue University también cita que el jugo de fruta se ha usado para la sangre en la orina, la inflamación de los problemas de la uretra, la lepra y el hígado. Una decocción de la graviola inmadura se da a los pacientes afectados de disentería y la pulpa de la fruta sirve como cataplasma para eliminar las niguas (chiggers). En el laboratorio, las sustancias llamadas acetogeninas del graviola annonaceous inhiben el crecimiento o las células cancerosas resistente a múltiples fármacos, como se informa en la edición de junio de 1997 del "Journal of Medicinal Chemistry". El Memorial Sloan-Kettering Cancer Center cita otra investigación de laboratorio que indica el potencial del extracto de graviola para matar virus, detener la inflamación, reducir el azúcar en la sangre y provocar el vómito en los casos de envenenamiento, entre otros beneficios posibles. Se necesitan más estudios en humanos para confirmar estos usos.

Cómo tomarla

La mejor manera de tomar suplementos de graviola es bajo la supervisión de tu médico. Aunque se carece de investigación, es posible que desees evitar el producto, si padeces la enfermedad de Parkinson u otra enfermedad que afecta tus movimientos. Debes ser igualmente prudente si estás embarazada o amamantando. Los científicos no han emitido una dosis estándar de graviola. Un fabricante recomienda, vagamente, una cápsula de 500 mg "un par de veces a la semana" con la cena.

Más galerías de fotos



Escrito por emma watkins | Traducido por maría florencia lavorato