Efectos secundarios de las gotas de vitamina D para bebés

El cuerpo de tu bebé produce vitamina D cuando se expone a la luz solar, pero probablemente le pones un protector solar cuando está en el exterior para resguardar su delicada piel. Healthychildren.org, un sitio web de American Academy of Pediatrics, recomienda un suplemento de vitamina D, especialmente para los bebés alimentados con leche materna, para evitar el raquitismo, lo cual es una enfermedad caracterizada por el reblandecimiento de los huesos. Habla con tu pediatra antes de proporcionar gotas de vitamina D a tu bebé. Además, siempre suministra la dosis correcta ya que si les das demasiado puede conducir al padecimiento de efectos secundarios no deseados.

Vitamina D

La vitamina D trabaja en estrecha colaboración con el calcio en el cuerpo de tu bebé para desarrollar y mantener los huesos fuertes. También regula su sistema inmune y las células, que pueden proteger contra el cáncer. La vitamina D se encuentra en algunos alimentos tales como los pescados grasos, la leche fortificada y los huevos y cereales. Aparte de raquitismo en los niños, los bajos niveles de vitamina D pueden contribuir al cáncer, la hipertensión, la depresión y la obesidad. Sólo pequeñas cantidades de vitamina D se transfieren a la leche materna, lo cual es porque tu médico puede sugerir gotas de esta vitamina para tu bebé.

Dosis

Los bebés alimentados con leche materna deben recibir 400 unidades internacionales de vitamina D diariamente, según lo que señala sitio web healthychildren.org. Normalmente encontrarás estas gotas en una combinación de 1 mililitro multivitamínico o una vitamina que contiene vitaminas A, C y D. La vitamina D se agrega a la fórmula infantil así que los niños que toman este alimento no necesitan las gotas. La excepción a la regla es si tu bebé está tomando menos de 32 onzas ó 1.000 mililitros de fórmula enriquecida con vitamina D al día.

Efectos secundarios

Utiliza el cuentagotas que viene con las gotas de vitamina D de tu bebé y llénalo hasta la cantidad recomendada para que tu bebé no ingiera demasiado. El límite superior tolerable de vitamina D es 1.000 UI para niños de 0 a 6 meses y de 1.500 IU para niños de 6 a 12 meses. Si te excedes de esta dosificación, los bebés pueden experimentar sed, falta de apetito, pérdida de peso, dolor óseo, fatiga, ojos irritados, picazón en la piel, vómitos, diarrea, estreñimiento, micción frecuente, problemas musculares y un sabor metálico en la boca.

Complicaciones

Los altos niveles crónicos de la vitamina D también pueden aumentar el nivel de calcio, según lo que señala el sitio web de Linus Pauling Institute. La hipercalcemia es un término usado para describir la presencia de demasiado calcio en la sangre. Puede causar cálculos renales, pérdida de masa ósea y calcificación de los órganos tales como el corazón y los riñones. La calcificación es una acumulación de calcio en los vasos sanguíneos o los órganos que pueden interferir con el funcionamiento de éstos.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle fisk | Traducido por valeria garcia