Efectos secundarios de hacer ejercicios de Kegel para hombres

Los ejercicios de Kegel controlan las contracciones musculares diseñadas para fortalecer los músculos entre los huesos de la pelvis. Los hombres habitualmente realizan estos ejercicios para combatir los efectos de la pérdida de orina o incontinencia urinaria. Si realizas los ejercicios de Kegel incorrectamente, no vas a ganar los beneficios para la incontinencia. Si realizas los ejercicios con demasiada frecuencia, puedes provocar efectos secundarios que conducen a un empeoramiento de tus problemas urinarios.

Lo esencial

Los músculos entre tus huesos pélvicos se los conoce como suelo pélvico. Juntos, ayudan a mantener la vejiga, el recto y otros órganos de la pelvis en su lugar apropiado. Si estás envejeciendo, tienes sobrepeso o tiene problemas de próstata, los músculos de tu piso pélvico pueden debilitarse, lo que lleva a una reducción en tu capacidad para controlar adecuadamente el flujo de la orina desde la vejiga. Si realizas los ejercicios de Kegel de forma regular, puedes eventualmente ayudar a compensar la debilidad del suelo pélvico y recuperar el control de la vejiga.

Rutinas de ejercicio

Para realizar los ejercicios de Kegel, debes involucrar los músculos del piso pélvico de la misma manera que lo haría si estuvieras tratando de detener el flujo de orina a mitad de camino. Durante tu rutina debes realizar cada contracción durante unos 10 segundos y luego descansar por otros 10 segundos antes de la siguiente contracción. Normalmente, llevarás a cabo los ejercicios de Kegel en un único conjunto de 10 contracciones al comienzo de tu día, seguidas de 10 contracciones más al mediodía y por la noche. En la mayoría de los casos, las mejoras notables en el control de la vejiga ocurren después de realizar los ejercicios de Kegel durante cuatro a seis semanas. Sin embargo, no puedes notar un cambio significativo hasta pasados los tres meses.

Ejercicios excesivos

El ritmo de tu rutina está diseñado para fortalecer tus músculos del piso pélvico gradualmente con el tiempo. Si bien puedes pensar que la realización de más cantidad de ejercicios incrementará la velocidad de fortalecimiento muscular, este no es el caso. De hecho, la realización de un número excesivo de estos ejercicios puede conducir a un debilitamiento de los músculos del suelo pélvico. A su vez, este efecto secundario puede dar lugar a una nueva reducción de tu capacidad de controlar tu vejiga.

Utilizando los músculos adecuados

Ambos MedlinePlus y Mayo Clinic no reportan efectos secundarios cuando los ejercicios de Kegel se realizan de acuerdo a las recomendaciones generales. Sin embargo, si no se involucran los músculos apropiados durante tu rutina, no mejorarás el control de la vejiga. Los músculos que se utilizan habitualmente por error durante los ejercicios de Kegel son el muslo, la espalda y los músculos abdominales. Se puede practicar contrayendo los músculos del piso pélvico al sentarse en el inodoro y orinar y conscientemente detener el flujo de orina. También puedes acostarte, insertar un dedo en el recto y contraer los músculos alrededor de él. Consulta a tu médico para obtener información adicional.

Más galerías de fotos



Escrito por m. gideon hoyle | Traducido por mariana nonino