Efectos secundarios del cinturón de sauna

La industria ha presentado una variedad casi innumerable de artefactos prometiendo una rápida pérdida de peso. El cinturón de sauna luce similar a una almohadilla eléctrica alargada que se ajusta a tu cintura. Una vez encendido, el cinturón de sauna causa transpiración alrededor del torso. Los partidarios del dispositivo creen que los cinturones de sauna pueden mejorar la salud y acelerar la pérdida de peso. Aunque una pérdida a corto plazo puede ser alentadora, el cinturón de sauna también puede causar efectos secundarios que pueden hacerte pensar dos veces antes de usarlo.

Incremento en la temperatura corporal

El cinturón de sauna causa un incremento en la sudoración al sostener tu calor corporal. Aunque este calor puede causar el efecto deseado, también evita que tu cuerpo se enfríe tan eficientemente como debería. Si estás usando el cinturón de sauna en temperatura alta, o con ropa térmica, el dispositivo incrementará tu riesgo de enfermedades relacionadas con el corazón como agotamiento y golpe de calor.

Problemas de la piel

Durante el uso, el cinturón de sauna mantendrá la transpiración contra tu piel, evitando que el aire fresco te alcance. Las sesiones prolongadas con este cinturón pueden resultar en que desarrolles erupciones cutáneas y acné.

Quemaduras

El contacto directo con el cinturón de sauna puede causar quemaduras en la piel. Los fabricantes recomiendan usar una playera bajo el cinturón, para proveer una barrera entre tú y el cinturón. No se recomienda usarlo por más de 45 minutos.

Deshidratación

El cinturón de sauna puede causar que sudes profusamente, extrayendo agua de tu sistema. Una sobreexposición al cinturón puede resultar en deshidratación. Los días que utilices el cinturón, sigue la recomendación de la Mayo Clinic al tomar dos litros de agua. Asegúrate de sorber agua continuamente durante el uso del dispositivo.

Desequilibrio de electrolitos

La sudoración puede resultar en un desequilibrio de electrolitos. Si comienzas a experimentar calambres musculares, deja de usar el cinturón y consume una bebida deportiva que contenga electrolitos.

Más galerías de fotos



Escrito por david benjamin | Traducido por karla m. gonzález