Efectos secundarios del té de tomillo

Además de su papel en la cocina, el tomillo se utiliza en la medicina tradicional para tratar una gran cantidad de problemas de salud. Su principal compuesto es el timol, al cual se le atribuyen propiedades antimicrobianas, antifúngicas, antioxidantes y antitusivas. De hecho, el té de tomillo se considera un excelente remedio en contra de la tos asociada a la bronquitis y a las infecciones de tracto respiratorio superior. Sin embargo, hay una serie de efectos secundarios que deberías considerar.

Reacciones alérgicas

Según un estudio publicado en "Contact Dermatitis" en Abril de 2006, deberías evitar beber té de tomillo, si sabes que tienes alguna sensibilidad hacía las plantas de la familia de la menta Lamiaceae. La lista de plantas pertenecientes a esta familia es larga, pero entre ellas se encuentran el romero, la albahaca, la hierba gatera, el hisopo, el orégano y el apio. Juan R. Avila, autor de “Professional's Handbook of Complementary and Alternative Medicine,” (Manual profesional de medicinas complementarias y alternativas), recomienda evitar el té de tomillo si eres alérgico al césped. Si experimentas dolor en el pecho, falta de aliento, entumecimiento en la garganta, erupciones en la piel o inflamación en las raticulaciones después de beber este té, busca inmediatamente atención médica.

Toxicidad oral

Según los autores Joanne Barnes y Mark Blumenthal, altas dosis de tomillo puede producir efectos secundarios negativos. Muchos de los efectos secundarios reportados que se asocian al tomillo son acidez, nauseas, vómito, malestar estomacal, diarrea, dolor de cabeza y mareo. Además, los aceites volátiles presentes en las hojas de tomillo pueden producir un ritmo cardíaco más lento e hiperventilación en ciertas personas.

Problemas médicos

Avila también advierte que evites ingerir tomillo o el té hecho con sus hojas si tienes algún historial de problemas con el corazón, úlceras pépticas o desórdenes gastrointestinales. Investigadores alemanes han descubierto que una especie de tomillo, el Thymus serpyllum, puede tener un efecto adverso en la tiroides. El equipo de investigación, quién publicó sus descubrimientos en "Planta Medica" en Junio de 1982, reportó que el tomillo, así como otras plantas de la familia de la menta, impacta en los niveles de una hormona que estimula la tiroides y que es secretada por la glándula pituitaria en las ratas. En teoría, esto significa que beber té de tomillo de forma regular puede también resultar en un decrecimiento de las hormonas de la tiroides. Además, deberías evitar beber té de tomillo, si estás en terapia de reemplazo de la tiroides o tomando medicamentos antitiroideos.

Embarazo y lactancia

No hay suficiente información científica que hable de cuán seguro es el tomillo para las mujeres embarazadas, y no se sabe si los compuestos del tomillo pasan a la leche materna. Sin embargo, debería resaltarse el hecho de que el tomillo se ha usado a través de la historia para fomentar la menstruación, lo que significa que puede existir el riesgo de que provoque un aborto espontáneo. Como regla general, las mujeres embarazadas y en lactancia no deberían consumir tés herbales o suplementos, sin la dirección de un experto en la salud.

Más galerías de fotos



Escrito por karyn maier | Traducido por karly silva