Efectos secundarios del extracto de semilla de apio

Aunque el apio se ha utilizado como un remedio herbal durante miles de años, no es bien conocido por sus propósitos medicinales en el mundo occidental. En el pasado, el apio fue utilizado para tratar una serie de dolencias, incluyendo la gripe, enfermedades del hígado, la retención de agua y la artritis. Hoy en día, se utiliza principalmente como diurético y el tratamiento de la gota. Los suplementos de semilla de apio son clasificados como un alimento por la Food and Drug Administration (FDA) y por lo tanto no probados para la seguridad y eficacia. Consulta a tu médico primero antes de tomar semillas de apio ya que tiene algunos efectos secundarios.

Semilla de apio

El apio que conocemos en la actualidad creció de forma salvaje en la región mediterránea. Su nombre científico es Apium graveolens y se relaciona con el hinojo, la zanahoria y el perejil. La planta crece como un tallo hasta una altura de dos a tres pies, y la semilla se cosecha de las flores. Las semillas pequeñas son de color bronceado hasta marrón oscuro y tiene un fuerte aroma y sabor picante. La semilla de apio contiene una serie de sustancias biológicamente importantes, incluyendo los flavonoides ricos en antioxidantes, aceites volátiles, cumarina con efectos anti-coagulación, el ácido linoleico ácido graso omega-6 y el poderoso compuesto de curación 3nB ó 3-n-butilftalido.

Usos

La semilla de apio está disponible como semillas frescas o secas y como suplemento en tabletas, cápsulas, aceite y un extracto. Existe una escasez de estudios, así que se necesita más investigación. Natural Factors informa que la evidencia es prometedora en cuanto al uso de semillas de apio para bajar la presión arterial. También se utiliza como un tratamiento alternativo para la gota, la fibromialgia, la liberación doloras de gases y la artritis reumática, la hinchazón y un diurético para combatir la retención de líquidos. El aceite de semilla de apio tiene algunos efectos sedantes y se utiliza para la ansiedad y nerviosismo. Puede resultar ser beneficioso en la reducción del colesterol y actuar para proteger el hígado contra daños.

Efectos secundarios

Aunque las semillas de apio no ha sido bien estudiados todavía, hay varios efectos secundarios conocidos, incluyendo la sensibilidad a la luz del sol y erupción cutánea. Tomar grandes dosis de semilla de apio puede causar depresión, fatiga y latidos cardíacos lentos. Es posible tener una reacción alérgica a las semillas de apio. Si eres alérgico al polen de abedul, ten cuidado de tomar las semillas de apio. Los síntomas de alergia incluyen picazón, urticaria, opresión en el pecho, dificultad para respirar e hinchazón de la boca y la garganta. Informa inmediatamente de cualquier signo de una reacción alérgica a tu médico.

Precauciones

Nunca tomes semillas de apio de paquetes de jardín vendidos comercialmente, esas semillas son tratadas con productos químicos nocivos. No tomes semillas de apio si estás embarazada, ya que puede estimular las contracciones y el sangrado en el útero. Si padeces de enfermedad renal, no podrás tomar estas semillas. Si tomas una medicación de anticoagulantes, diuréticos, tranquilizantes, sedantes o medicamentos para la tiroides, no tomes semillas de apio al menos de que te lo aconseje tu médico. Estas semillas pueden interactuar con otros suplementos herbales, incluyendo la angélica, la castaña de caballo, el ajo, la cúrcuma, el jengibre, el goldenseal, el bálsamo de limón, el mosto de San Juan y la valeriana. Asegúrate de discutir todos tus medicamentos y suplementos con tu médico antes de tomar las semillas de apio.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn meininger | Traducido por valeria garcia