Efectos secundarios del ácido zoledrónico

El ácido zoledrónico (Zometa, Reclast) pertenece a una clase de medicamentos llamados bifosfonatos. Estos medicamentos ayudan a prevenir que el calcio sea tomado de los huesos al disminuir la descomposición ósea. Zometa se utiliza para contrarrestar los niveles de calcio en la sangre causados ​​por la descomposición ósea relacionada con el cáncer. Reclast y otros medicamentos con bisfosfonatos también se prescriben para prevenir la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas y para tratar la osteoporosis en hombres y mujeres. También se utiliza para tratar un trastorno óseo denominado enfermedad de Paget y para prevenir y tratar la osteoporosis en personas en tratamiento con corticoides a largo plazo.

Molestias y dolores

Los efectos secundarios más comunes después de la infusión de ácido zoledrónico son fiebre y dolores musculares. Los síntomas parecidos a la gripe, incluyendo dolores musculares, fiebre, escalofríos y dolor de cabeza pueden comenzar dentro de 2 o 3 días después de la inyección en aproximadamente el 20 por ciento de la gente. Estos síntomas generalmente desaparecen en 4 días, pero a veces persisten durante una semana o más. El dolor severo en los huesos y las articulaciones se produce con menos frecuencia que la fiebre y los dolores de cabeza. Además, se puede sentir en la columna vertebral, las costillas y las piernas y puede causar inestabilidad al caminar.

Síntomas abdominales

Debido a que el ácido zoledrónico se da a diferentes grupos de personas; tanto a hombres como a mujeres, pacientes con cáncer y personas por lo demás sanas, y para las personas que toman otros medicamentos, la frecuencia de efectos secundarios es ligeramente diferente. Los efectos secundarios del ácido zoledrónico que afectan al estómago o el tracto gastrointestinal se han reportado en todos los grupos. Un pequeño porcentaje de las personas experimentan náuseas. También pueden producirse vómitos, diarrea y dolor abdominal, aunque con menos frecuencia.

Reacciones en la piel

Debido a que el ácido zoledrónico se administra mediante una inyección, las reacciones de la piel; tales como picazón, enrojecimiento o dolor, pueden ocurrir cerca del sitio de la inyección. Estas reacciones normalmente desaparecen en unos pocos días. Otro tipo de reacción, como un sarpullido, puede indicar una reacción alérgica y la debes discutir con tu médico. La sudoración excesiva también se ha reportado ocasionalmente.

Graves problemas de los huesos de la mandíbula

En muy raras ocasiones, las personas que toman bifosfonatos como el ácido zoledrónico han experimentado deterioros graves en la mandíbula; osteonecrosis. La mala higiene dental, enfermedad o infección de las encías, dentaduras postizas mal ajustadas o cirugía dental reciente pueden aumentar el riesgo de este efecto secundario poco común. El cáncer y sus tratamientos; incluyendo la quimioterapia y la radiación, y tomar corticoides aumentan el riesgo de la osteonecrosis de la mandíbula. Informa a tu dentista si estás tomando ácido zoledrónico y reporta cualquier dolor en la mandíbula a tu médico o dentista de inmediato.

Más galerías de fotos



Escrito por margaret baker, phd | Traducido por barbara obregon