Los efectos secundarios del queso azul

El queso azul es una fuente alta de proteínas y aporta sabor a las ensaladas, emparedados y recetas condimentadas, pero demasiado queso puede no ser saludable. Una cantidad moderada de queso azul puede encajar en la mayoría de las dietas, por lo tanto habla con tu nutricionista si necesitas ayuda desarrollando un plan de comida saludable con queso azul.

Ganar peso

El queso azul puede llevar a ganar peso porque tiene una alta densidad de calorías, lo que significa que tiene muchas en cada porción. Hay 99 calorías en una sola onza de queso azul, por lo que comer más calorías de las que pretendes es fácil cuando lo comes, dado que no te sentirás llena rápidamente. Los quesos bajos en grasa o sin ella son mejores opciones si controlas tu peso.

Colesterol alto

El queso azul podría aumentar tus niveles de colesterol dado que aporta 5 g de grasa saturada por porción. Una dieta buena para el corazón limita la grasa saturada, como las que aporta el queso con grasas completas, las carnes grasosas, la mantequilla, el aceite de palma y el de coco, y los adultos saludables en una dieta de 2,000 calorías no deberían tomar más de 22 g por día, según la Clínica Mayo. Otra razón por la que el queso azul podría aumentar tu colesterol es que cada onza contiene 21 mg de colesterol dietético, y los individuos sanos no deberían tomar más de 300 mg por día.

Presión sanguínea alta

Cada onza de queso azul aporta 391 mg de sodio, y un efecto secundario del queso azul es que lleva a tener la presión sanguínea alta. Una dieta alta en sodio hace más difícil el control de tu presión sanguínea, y los adultos sanos no deberían consumir más de 2,300 mg de sodio por día. Todo el queso es alto en sodio, según la Clínica Mayo, y otros productos lácteos, como el yogur y la leche, son mejores opciones para tu presión sanguínea porque son altos en potasio y bajos en sodio.

Calcio inadecuado

Elegir queso azul puede llevar a una ingesta inadecuada de calcio porque el queso azul tiene menos calcio para el número de calorías del que tienen otros productos lácteos. Una onza de queso azul tiene 99 calorías y 150 mg de calcio, mientras que una taza de yogur o leche baja en grasa aporta entre 90 y 130 calorías y de 300 a 450 mg de calcio, según las 2010 Dietary Guidelines del U.S. Department of Health and Human Services. El calcio es un mineral esencial para los huesos fuertes.

Más galerías de fotos



Escrito por natalie stein | Traducido por susana lópez millot