Efectos secundarios del magnesio en el embarazo

Cada día, las mujeres sanas necesitan entre 310 y 320 miligramos de magnesio, un mineral que necesita cada órgano en el cuerpo para funcionar correctamente. Durante el embarazo, las necesidades nutricionales de una mujer necesitan cambiar para tener en cuenta el estrés agregado que un feto en crecimiento pone en su cuerpo. Por esta razón, es necesario que las mujeres embarazadas aumenten su ingesta diaria de magnesio entre 350 y 360 miligramos. Los alimentos ricos en magnesio, incluyendo las almendras, soja, espinacas y avena, son las mejores fuentes de este mineral para las mujeres embarazadas. Las mujeres embarazadas que no pueden obtener suficiente magnesio de su dieta diaria pueden necesitar tomar suplementos de magnesio. Sin embargo, deberían hablar con un médico antes de tomar suplementos de magnesio durante el embarazo.

Diarrea

Generalmente, los suplementos de magnesio son bien tolerados durante el embarazo cuando se utiliza según lo indicado. Sin embargo, podría ocurrir irritación intestinal leve y causar diarrea. Las deposiciones acuosas y frecuentes son incómodas y pueden contribuir a calambres abdominales, hinchazón o pérdida de apetito. Las mujeres embarazadas que sufren ataques recurrentes de diarrea pueden perder demasiado líquido, un efecto secundario que puede aumentar el riesgo de deshidratación. Si experimentas diarrea durante más de dos o tres días mientras estás embarazada, comunícaselo a tu médico.

Malestar estomacal

Las molestias digestivas, incluyendo náuseas o vómitos, pueden desarrollarse después de tomar una dosis del magnesio. Estos efectos secundarios podrían imitar las náuseas matutinas, un síntoma común asociado con el embarazo. Aunque los efectos secundarios del malestar estomacal generalmente desaparecen dentro de unas horas de tratamiento, solicita la atención de tu médico si los vómitos son severos o persistentes.

Sobredosis

El uso indebido o excesivo de los suplementos de magnesio puede causar efectos secundarios graves durante el embarazo. Como mujer embarazada, no tomes más de 350 miligramos de magnesio en forma de suplemento, para limitar el riesgo de tener una sobredosis de este mineral. Consumir más de 350 miligramos de magnesio comiendo alimentos ricos en magnesio no causa los síntomas de sobredosis. Los síntomas de sobredosis incluyen vómitos persistente que duran más de unas horas, irregularidades del ritmo cardíaco, dificultades para respirar, debilidad muscular, reduce la presión arterial, confusión y coma. Busca atención médica de emergencia si muestras alguno de estos síntomas, porque una sobredosis de magnesio puede ser mortal sin la intervención médica apropiada.

Interacciones con los medicamentos

Los suplementos de magnesio pueden interactuar con otros tipos de medicamentos que podrías necesitas mientras estás embarazada. Las mujeres embarazadas que requieren tratamiento con antibióticos deben ser conscientes de que los suplementos de magnesio pueden reducir la capacidad del cuerpo para absorber los antibióticos. Para limitar este tipo de interacción, las futuras madres deben tomar suplementos de magnesio por lo menos una hora antes o dos horas después de tomar una dosis de antibiótico. Usa suplementos de magnesio en conjunto con medicamentos hipotensores como bloqueadores del canal de calcio, aunque el embarazo puede aumentar el riesgo de experimentar los efectos secundarios negativos asociados con los fármacos antihipertensivos. Los medicamentos adicionales que pueden interactuar con el magnesio durante el embarazo incluyen alendronato, levotiroxina, tiludronato y medicamentos para la diabetes.

Más galerías de fotos



Escrito por rae uddin | Traducido por maria gloria garcia menendez