Efectos secundarios del consumo de semilla de salba o chía

Las semillas de salba, comúnmente conocidas como chía, se derivan de las plantas de Salvia hispánica. Cuando se utilizan como suplemento medicinal, estas semillas ricas en ácidos grasos omega-3, pueden reducir tu riesgo de sufrir enfermedades del corazón y contribuir a la pérdida de peso y al tratamiento de la diabetes tipo 2; sin embargo, se necesita investigación adicional que apoye estos beneficios. Habla con tu médico acerca de los efectos secundarios que las semillas de salba pueden causar, antes de incluirlas en tu ingesta diaria.

Malestar estomacal

El consumo de semillas de salba puede causar malestar estomacal. Es posible que experimentes náuseas leves o dolor de estómago, lo cual puede además contribuir a la disminución temporal del apetito normal. Este efecto suele ser temporal y desaparece casi siempre un par de días después de iniciado el tratamiento. Comunícate con tu médico si sientes dolor de estómago severo o persistente.

Diarrea

Las semillas de salba son también una excelente fuente de fibra. Aumentar el consumo de fibra puede ayudar a mantener normales los hábitos de evacuación intestinal de tu cuerpo. No obstante, el consumo indebido o excesivo de las semillas de salba puede estimular en exceso el tracto intestinal causando defecaciones frecuentes. La diarrea puede ocurrir en conjunción con un episodio de hinchazón o dolor abdominal, lo cual llega a ser muy perjudicial. Busca atención médica si el problema persiste, ya que las deposiciones acuosas recurrentes pueden elevar el riesgo de deshidratación.

Presión arterial baja

El tratamiento con semillas de salba puede disminuir considerablemente la presión arterial. Por lo tanto, las personas que reciben tratamiento con medicamentos para la presión arterial alta no deben consumirlas. En conjunto con estos tratamientos, pueden hacer que la presión sanguínea se desplome de manera severa, causando una condición llamada hipotensión. Los síntomas de presión arterial baja incluyen mareos, dolor de cabeza, dificultad para concentrarse y pérdida de la conciencia. Si se presentan estos síntomas después de tomar un suplemento de semilla de salba, comunícate con tu proveedor de atención médica básica.

Hipoglucemia

Pueden producirse bajos niveles de azúcar en sangre -una condición también llamada hipoglucemia- como efecto secundario del consumo de la semilla de salba. Debido a esto, las personas que toman medicamentos para la diabetes no deben usar semilla de salba a menos que se los indique un médico. Si desarrollas hipoglucemia, puedes experimentar mareos, hambre súbita y excesiva, confusión, fatiga, temblores, ansiedad o sudoración inusual. Si se presentan estos síntomas, no dejes de discutirlos con tu proveedor de atención médica.

Reacciones alégicas

Las personas con hipersensibilidad a las plantas de la familia de la salvia, pueden experimentar una reacción alérgica severa al consumir la semilla de salba. El uso inapropiado de este suplemento puede causar urticaria, dificultad para respirar, hinchazón en la cara, mareos, dificultad para tragar, palidez, debilidad o desmayos. Busca atención médica de emergencia si notas alguno de estos síntomas tras ingerir la semilla de salba. Sin la atención médica adecuada, una reacción alérgica puede generar complicaciones potencialmente mortales.

Más galerías de fotos



Escrito por rae uddin | Traducido por pei pei