Efectos secundarios de comer patatas

Los estadounidenses consumen más patatas que el resto de los cultivos, además de trigo, según el U.S. Department of Agriculture, por lo que es el cultivo hortícola más importante del país. A pesar de que proporcionan cantidades significativas de fibra y nutrientes, incluyendo vitamina C y potasio, las patatas pueden causar efectos adversos en algunas personas. Profundizar en el conocimiento de estos efectos podría inspirar a tomar decisiones alimenticias sabias. Si las papas parecen alterar tu sistema, busca el asesoramiento de tu médico o dietista.

Efectos del azúcar en la sangre

Las patatas, las peladas en particular, tienen un alto índice glucémico, lo que significa que podrían impactar dramáticamente en el nivel de azúcar en la sangre. Después de comer una comida de alto índice glucémico, el azúcar en la sangre y la insulina aumentan más de lo que lo hacen después de comer comida de bajo índice glucémico. Debido a esto, comer patatas en grandes cantidades podría aumentar el riesgo de desequilibrios de azúcar en la sangre, pobre control del apetito, diabetes tipo 2 y las complicaciones de la diabetes. Las patatas fritas son también de alto índice glucémico. Para protegerte contra los desequilibrios de azúcar en la sangre, consume papas con la cáscara junto con alimentos de bajo índice glucémico, como los granos enteros o leche baja en grasa.

Efectos relacionados con el peso


Si las papas compensan tus niveles de azúcar en la sangre, es posible que experimentes un aumento del hambre entre las comidas, lo que puede conducir a comer en exceso y aumentar de peso.

Si las papas compensan tus niveles de azúcar en la sangre, es posible que experimentes un aumento del hambre entre las comidas, lo que puede conducir a comer en exceso y aumentar de peso. Preparar las patatas con ingredientes ricos en grasas populares, como la mantequilla, el queso, tocino y crema agria, añade cantidades significativas de grasa y calorías a tu dieta, lo que también podría contribuir a un aumento de peso. Las patatas fritas son también ricas en grasas y calorías. En un estudio publicado en el "New England Journal of Medicine" en junio de 2011, fueron seguidos los hábitos alimentarios y el aumento de peso en 120.877 adultos no obesos entre 1986 y 2006. Los investigadores encontraron que los participantes ganaron una media de 3,35 kilos en cada período de cuatro años. Los aumentos de peso estaban más fuertemente asociados con el consumo de papas fritas, patatas, carnes grasas y bebidas azucaradas.

Efectos gastrointestinales

Todos los almidones excepto el arroz estimulan gases durante la digestión, de acuerdo con el National Digestive Diseases Information Clearinghouse. Aunque los alimentos afectan los síntomas de gases de las personas de manera diferente, las patatas podrían desencadenar gases, dolor a causa de gases y la hinchazón, especialmente si eres propenso a generar gases y eres sensible a los azúcares que se encuentran naturalmente en los almidones. Comer platos de patatas ricos en grasa, comer papas en exceso o comer demasiado rápido puede causar efectos similares.

Inflamación


Aunque no se ha comprobado, algunas personas creen que las verduras solanáceas, que incluyen los tomates, pimientos y patatas blancas, desencadenan inflamación y dolor articular.

Aunque no se ha comprobado, algunas personas creen que las verduras solanáceas, que incluyen los tomates, pimientos y patatas blancas, desencadenan inflamación y dolor articular. Si las papas están almacenadas de forma incorrecta, se cree que estos efectos se incrementan, de acuerdo con "Prescription for Dietary Wellness" por Phyllis Balch, ya que las sustancias inflamatorias naturales conocidas como glicoalcaloides aumentan. Las patatas inmaduras son también altas en glicoalcaloides.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por luciano ariel castro