Efectos secundarios de comer demasiado hierro

El hierro, un mineral esencial, forma parte de las enzimas y proteínas necesarias para una buena salud. La mayor parte del hierro de tu cuerpo se encuentra en los glóbulos rojos, que transportan oxígeno. La ingesta diaria recomendada de hierro para los hombres es de 8 miligramos y para las mujeres es de 18 miligramos. Según la U.S. Food and Drug Administration, un consumo de hasta 45 miligramos de hierro por día es seguro. Sin embargo, una sobredosis podría ser desastrosa para tu salud en general. Por esta razón, debes tomar suplementos de hierro sólo después de consultar a tu médico.

Sobrecarga de hierro

Al comer demasiado hierro, puedes desarrollar una condición llamada hemocromatosis. El hierro puede ser tóxico para el cuerpo cuando se consume en exceso. Puede contaminar los órganos del cuerpo, lo que lleva a una insuficiencia orgánica. En la hemocromatosis, el hierro puede acumularse en el corazón, el páncreas y el hígado. La acumulación de hierro en el hígado puede causar cáncer de hígado, cirrosis, insuficiencia hepática o un agrandamiento del órgano. Cirrosis significa cicatrización del hígado, lo que causa mal funcionamiento de este. Puedes desarrollar diabetes por la sobrecarga de hierro en el páncreas. La acumulación de hierro en el corazón puede causar insuficiencia cardíaca y un pulso aleatorio denominado arritmia. Si se deja sin tratar, la hemocromatosis puede provocar la muerte.

Efectos secundarios gastrointestinales


El consumo excesivo de hierro puede producir efectos secundarios.

El consumo excesivo de hierro puede producir efectos secundarios gastrointestinales como ardor de estómago, diarrea, estreñimiento, malestar, náuseas, daño hepático, vómitos de sangre, heces de color oscuro, y sabor metálico y a sangre en la boca.

Efectos secundarios del sistema nervioso

El exceso de ingesta de hierro puede afectar negativamente a tu sistema nervioso. Puedes experimentar síntomas tales como mareos, dolor de cabeza, convulsiones, escalofríos, fiebre y somnolencia. El consumo excesivo de este nutriente puede matar tu deseo de hacer nada. De hecho, también puedes desarrollar coma en menos de media a una hora después de una sobredosis de hierro.

Edema pulmonar


El exceso de hierro en el cuerpo puede dar lugar a una condición llamada edema pulmonar.

El exceso de hierro en el cuerpo puede dar lugar a una condición llamada edema pulmonar. El edema pulmonar se refiere a una acumulación anormal de líquido en los sacos de aire de los pulmones, lo que provoca dificultad para respirar. Puede ir acompañado de sudoración excesiva, ansiedad o inquietud, sonidos sibilantes al respirar, sensación de ahogo, hinchazón en las piernas, piel pálida, tos o expectoración con sangre y reducción del estado de alerta.

Otros efectos secundarios

Aunque la evidencia no es concluyente, puede haber una relación entre los niveles elevados de hierro y el riesgo de la enfermedad de Alzheimer, cáncer y enfermedades del corazón, de acuerdo con el University of Maryland Medical Center. Las personas con enfermedades inflamatorias del intestino tales como colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn parecen tener grandes cantidades de hierro en las partes de su intestino que se inflaman. Otros síntomas de un exceso de hierro incluyen presión arterial baja, deshidratación, shock, y un pulso rápido y débil.

Más galerías de fotos



Escrito por mala srivastava | Traducido por luciano ariel castro