Efectos secundarios de la cloxacilina

La cloxacilina es un antibiótico de la misma clase que la penicilina. A partir de 2013, la cloxacilina ya no está disponible en los EE.UU., pero se sigue utilizando en muchos otros países para tratar una variedad de infecciones bacterianas, especialmente las causadas por la bacteria Staphylococcus aureus. Se puede administrar por vía oral, inyección o a través de una vena. La cloxacilina es generalmente bien tolerada, aunque algunas personas pueden experimentar efectos secundarios no deseados. Si experimentas efectos secundarios graves o frecuentes, depende de la dosis, duración del tratamiento y tu susceptibilidad individual.

Efectos secundarios comunes

Algunas personas que toman cloxacilina experimentan síntomas del sistema digestivo, como la diarrea, ardor de estómago, náuseas leves y gases intestinales. Se pueden desarrollar en la lengua manchas blancas o negras, junto con dolor en la boca. Estos efectos secundarios son generalmente leves y rara vez causan problemas graves.

Efectos secundarios poco comunes

Como con cualquier medicamento, la cloxacilina puede causar una reacción alérgica. Los posibles síntomas incluyen urticaria, picazón, erupciones cutáneas y, en raras ocasiones, dificultad para respirar. Si tienes un historial de alergias, asma, fiebre del heno o urticaria, puedes ser más susceptibles a desarrollar una reacción alérgica. Busca atención médica de inmediato si desarrollas alguna reacción de tipo alérgico después de tomar cloxacilina. Si eres alérgico a la penicilina, no debes tomar cloxacilina.

Efectos secundarios raros

En casos muy raros, la cloxacilina puede causar una condición conocida como colitis pseudomembranosa, una inflamación del colon debido al crecimiento excesivo de ciertas bacterias. Los síntomas incluyen náuseas, diarrea acuosa y ocasionalmente con sangre, calambres abdominales y fiebre. Esta condición puede comenzar dentro de uno o dos días después de la primera toma o varias semanas después de detenerlo. Busca atención médica de urgencia si presentas estos síntomas.

Para mujeres

No hay informes que evalúan específicamente el uso de cloxacilina durante el embarazo y la lactancia. Sin embargo, en una revisión de 50.282 embarazos estudiados en National Institutes of Health Collaborative Perinatal Project, no hay malformaciones mayores o menores asociadas con la exposición a los fármacos del tipo de la penicilina durante el embarazo. Del mismo modo, no se han encontrado complicaciones en los bebés alimentados con leche materna de madres que tomaban el medicamento de clase amoxicilina penicilina, a pesar de que se transfiere a la leche materna en bajas concentraciones. Debido a que la cloxacilina ya no se comercializa en los EE.UU., no tiene la categoría de embarazo asignada por la Food and Drug Administration. Puesto que los medicamentos de clase penicilina pueden disminuir la eficacia de ciertas píldoras anticonceptivas, considera otra forma de anticoncepción mientras estés tomando cloxacilina. El uso prolongado puede conducir a una infección vaginal por hongos, que se caracteriza por la picazón y flujo vaginal blanco y espeso.

Para niños

Uno de los pocos estudios que analizan específicamente los efectos secundarios de la cloxacilina en niños fue publicado en la edición de septiembre de 1981 en "Canadian Medical Association Journal". Los autores informaron que 29 de los 79 niños hospitalizados tratados con cloxacilina para una variedad de infecciones tuvieron efectos secundarios leves, la mayoría de los que se resolvieron rápidamente. Sin embargo, los niños deben ser supervisados ​​para los efectos secundarios al tomar cloxacilina o cualquier otro medicamento.

Más galerías de fotos



Escrito por margueritte mabry | Traducido por gabriela nungaray