Los efectos secundarios de la cáscara de nuez negra

La nuez negra tiene una larga historia de uso en la agricultura, la medicina y la industria comercial. Los nativos americanos las usaban para hacer tinturas. Hoy, los extractos de las cáscaras de la nuez negra son usados en las fórmulas naturales para las tinturas de cabello y para las lociones autobronceadoras. En la medicina natural, las cáscaras se usan en las preparaciones para tratar los desórdenes grastrointestinales y para las infecciones parasitarias y micóticas. Pero también tienen ciertos efectos adversos.

Reacciones alérgicas

De acuerdo a The American Cancer Society, se deben evitar los productos hechos con las cáscaras de la nuez negra si sabes que eres sensible a otras nueces, especialmente las pacanas. La página de Internet de PDR Health, que la mantienen los publicistas del Physicians’ Desk Reference, señala que los signos de una reacción alérgica producida por la cáscara de la nuez negra son sarpullidos, urticarias, presión en el pecho o garganta y la dificultad para respirar.

La toxicidad en los humanos

El complejo activo en las nueces negras es la juglona. Aunque la sustancia se encuentra en todas las partes del árbol, Beverly Shaw, una maestra jardinera avanzada de la Unversidad de Purdue, dice que la fruta, las raíces y las cáscaras contienen las concentraciones más grandes. Aparentemente, las propiedades antimicrobianas de este químico natural también lo hizo tóxico. En un estudio publicado en Toxicology and Applied Pharmacology (Toxicología y armacología aplicada) del 15 de noviembre de 2005, los autores Michelle T. Paulsen y Mats Ljungman reportaron que la juglona afecta negativamente a los fibroblastos, que son células que residen en el tejido conectivo que produce las proteínas del colágeno. Específicamente los investigadores encontraron que la juglona bajaba drásticamente los niveles disponibles de la proteína llamada p53. Este evento daña el material de ADN es esas células y dispara la apoptosis o muerte celular.

Toxicidad en los animales

Se sabe que la exposición de los ponis y los caballos a las cáscaras de la nuez negra en cualquier forma les produce desde dermatitis localizadas a un tipo de efermedad vascular llamada laminitis equina que les afecta las patas. De acuerdo a un escrito del Dr Bob Wright y Todd Leuty para el Ontario Ministry of Agriculture Food and Rural Affairs, las cáscaras de la nuez negra se encuentran a veces en las astillas de madera que se usan para hacer las camas de los caballos. Los autores señalan que la sensibilidad equina a la juglona es tanta que un porcentaje tan bajo como el 20% del total del camastro puede producirles laminitis en uno o dos días de exposición a ella. Otro de los peligros está en que se coman las nueces negras que se caen de los árboles. Si se ponen mohosas, puede ser que tengan una neurotoxina llamada penitrema A, que puede envenenar, no sólo a los caballos y a los ponis, sino al ganado y otros animales (Referencia 5).

Peligros para la horticultura

Si tienes árboles de nueces negras en tu propiedad, estate atento porque la juglona de las nueces caídas pueden afectar a la otra vegetación que esté cerca. De acuerdo a Shaw, los tomates son particularmente sensibles a la juglona.

Más galerías de fotos



Escrito por karyn maier | Traducido por adriana de marco