Efectos secundarios de cambiar a una dieta vegetariana

Una dieta vegetariana viene con una gran cantidad de beneficios de salud y ambientales, pero hay unos pocos efectos secundarios.

Una dieta vegetariana viene con una gran cantidad de beneficios de salud y ambientales, pero hay unos pocos efectos secundarios.

Albert Einstein escribió una vez: "Nada beneficiará la salud humana y aumentará las posibilidades de supervivencia de la vida en la Tierra tanto como la evolución hacia una dieta vegetariana". Aunque las palabras de Einstein siguen siendo tan ciertas hoy como cuando él las escribió en 1930, la investigación ha demostrado que hay algunas preocupaciones para los que optan por ir sin carne.

Anemia


Los síntomas de la anemia incluyen fatiga, debilidad y mareos.

Una de las principales preocupaciones de las personas que cambian a una dieta vegetariana es la anemia. El tipo más común, la anemia por deficiencia de hierro, se produce cuando una persona no está recibiendo suficiente hierro en su dieta. El hierro es esencial para la creación de la hemoglobina en la sangre que, a su vez, transporta el oxígeno desde los pulmones a otros órganos del cuerpo. Las mujeres son más propensas a la enfermedad que los hombres, y las mujeres embarazadas, especialmente, necesitan suficiente hierro para ellas y sus bebés por nacer. Los síntomas de la anemia incluyen fatiga, debilidad y mareos. Debido a que la carne, los huevos, las aves de corral, el pescado y los productos lácteos son las fuentes dietéticas principales de hierro, los vegetarianos tienen que asegurarse de que están recibiendo lo suficiente. Una dieta vegetariana equilibrada que incluye muchas verduras de hoja verde como la espinaca, las frutas secas como los albaricoques, las pasas y las ciruelas pasas y queso de soja proporcionarán suficiente hierro para la mayoría de la gente. Si te preocupa que no estás recibiendo suficiente hierro en tu dieta, tu médico puede realizar un simple análisis de sangre para averiguarlo.

Deficiencia de proteína


La mayoría de los vegetarianos que comen una dieta equilibrada no tendrán ningún problema para satisfacer sus necesidades diarias de proteínas.

La proteína es esencial para el crecimiento y mantenimiento de las células en el cuerpo humano. Aunque la proteína se asocia generalmente con los alimentos a base de carne, también se encuentra en varios otros, incluyendo los guisantes, el arroz, los frutos secos y los productos de soya como el tofu y el tempeh. Contrariamente a la creencia popular, la combinación de alimentos no es necesaria para los vegetarianos que buscan incluir suficiente proteína en sus dietas. Los vegetarianos ovo-lacto (aquellos que se abstienen de la carne, pero todavía comen productos lácteos y huevos) a menudo tienden a sobrecargar las opciones de alto contenido de grasa, como el queso para obtener suficiente proteína en su dieta, pero una mejor opción, según el Departamento de Agricultura de EE. UU., es construir las comidas alrededor de poca grasa, alimentos ricos en proteínas como las lentejas, los frijoles y el arroz. La mayoría de los vegetarianos que comen una dieta equilibrada no tendrán ningún problema para satisfacer sus necesidades diarias de proteínas.

Osteoporosis

Se estima que una de cada cinco mujeres estadounidenses mayores de 50 años tiene osteoporosis. La osteoporosis se presenta cuando el cuerpo no forma suficiente hueso nuevo en el tiempo. Consumir suficiente calcio en la dieta, al menos 1,200 miligramos por día, es crucial para el desarrollo de hueso nuevo en los adultos. Las principales fuentes dietéticas de calcio incluyen la leche, el queso y el yogur, pero los vegetarianos pueden también encontrarlo en las verduras de hoja verde como las espinacas o la col rizada y en productos de soja, como la leche de soya y el tofu. Los suplementos de calcio también están fácilmente disponibles y se deben tomar con vitamina D para ayudar a la absorción.

Deficiencia de vitamina B-12


Muchos alimentos están fortificados con B-12, entre ellos muchos cereales para el desayuno.

La vitamina B-12 es esencial para el cerebro y el funcionamiento del sistema nervioso en los seres humanos. Se encuentra más comúnmente en los productos animales y lácteos, como los huevos y la leche, por lo que tomar lo suficiente ya es una preocupación real para las personas que cambian a una dieta vegetariana. Afortunadamente, muchos alimentos están fortificados con B-12 incluyendo muchos cereales de desayuno, hamburguesas vegetales, leche de soya y levadura nutricional. También está comúnmente disponible como un suplemento.

Más galerías de fotos



Escrito por michael kerr | Traducido por roberto garcia de quevedo