Efectos psicológicos de la muerte de uno de los padres

La muerte de uno de los padres es uno de los eventos más estresantes y significativos que puede experimentar un niño. Los efectos psicológicos de la muerte de uno de los padres pueden afectarlo el resto de su vida. Apoyarlo y ayudarlo durante su duelo es crucial para lograr adaptarse y para su bienestar general.

Angustia psicológica

No es sorprendente que la angustia psicológica sea uno de los principales efectos de la muerte de uno de los padres. La angustia psicológica puede manifestarse de varias formas, que van desde sentimientos de extrema tristeza y dolor hasta sentimientos de ansiedad o estrés acentuado. Pero la respuesta del padre sobreviviente a la pérdida puede jugar un importante papel como intermediario en la angustia psicológica de los niños. Un estudio realizado por Victoria H. Raveis de la Columbia University School of Public Health (Escuela de Salud Pública de la Universidad de Columbia) y sus colegas investigadores, publicado en la edición de abril de 1999 de la "Journal of Youth and Adolescence," (Revista de la Juventud y la Adolescencia), examinó los efectos de la muerte paternal prematura debida al cáncer en los niños de edad escolar. El estudio encontró que la apertura en la comunicación de los padres sobrevivientes está relacionada con la disminución de los niveles de angustia psicológica en los niños afligidos.

El duelo en los niños de la escuela primaria

La pena es un efecto psicológico saludable de la pérdida de un padre -al igual que los adultos, los niños experimentan su propio proceso de luto. Pero ellos procesan sus sentimientos de modos diferentes que pueden variar según la edad del niño. Según la National Association of School Psychologists (Asociación Nacional de Psicólogos Escolares), los niños en edad escolar pueden expresar una gama de sentimientos y emociones, que incluyen el choque emocional y la disociación, que les ayuda a lidiar con dolor inmediato de la pérdida, comportamientos regresivos, tales como la dificultad para separarse de sus seres cercanos, comportamientos explosivos como ira, o repetir las mismas preguntas porque no entienden bien lo que pasó.

El duelo en los adolescentes

A diferencia de los niños en la primaria, los adolescentes generalmente comprenden el significado de la muerte. Se dan cuenta de que la pérdida es permanente. Los adolescentes pueden expresar y manejar sentimientos de dolor de modos diferentes a los de los niños más pequeños. Algunos de los efectos psicológicos en adolescentes de la pérdida de uno de los padres incluyen volverse retraídos, depender de los amigos más que de la familia o dificultad para separarse del padre sobreviviente. Los adolescentes podrían retraerse de los demás y procesar sus sentimientos por sí mismos, pero a menudo también buscan amigos o familiares para que los conforten, dice la NASP. Algunas veces, los adolescentes que tienen una dificultad extrema con sus sentimientos de duelo pueden actuar de maneras poco saludables, como experimentar con las drogas o el alcohol.

Efectos a largo plazo

Los efectos psicológicos de la muerte de uno de los padres a menudo continúan mucho después de que un niño ha procesado sus sentimientos de dolor y parece haberse ajustado a la vida tras la pérdida. De cierto modo, pueden continuar manifestándose de por vida. En el fondo podría sentir siempre una sensación de pérdida o dolor o experimentar problemas de autoestima o para relacionarse con los demás o con sus parejas. Pero algunos estudios han encontrado que el género del niño también podría desempeñar un papel en su ajuste y bienestar posterior. Un estudio realizado por los investigadores E. Hailey Maier y Margie E. Lachman de la Universidad de Brandeis, publicado en el 2000 por el "International Journal of Behavioral Development" (Diario Internacional del Desarrollo del Comportamiento), examinó los efectos de la muerte de uno de los padres antes de los 17 años sobre el bienestar físico y mental en los adultos de mediana edad. Los resultados de este estudio concluyeron que la muerte de uno de los padres se correlacionó positivamente con una mayor autonomía en los hombres, pero con una mayor depresión en las mujeres. Pero las reacciones de cada niño, su nivel de resistencia y sus respuestas emocionales son diferentes y no todos los niños experimentarán estos efectos más tarde en sus vidas.

Más galerías de fotos



Escrito por ashley miller | Traducido por jorge escobar