Efectos psicológicos de las estrategias de crianza

Diana Baumrind, investigadora y profesora de psicología en UC Berkeley, redujo las estrategias de crianza a cuatro estilos principales. Cada estilo es una combinación de control o falta de control, y de calidez o falta de ella. Cuando los padres caen en estas categorías tienen un efecto estadísticamente significativo en el desarrollo psicológico de sus hijos.

Propagativo

La crianza propagativa es la más democrática de las cuatro estrategias principales para padres. Los padres son atentos, expresan calidez y enseñan a los niños el comportamiento adecuado a través de reglas, recompensas y castigos no violentos. Ronald L. Pitzer, profesor de Trabajo Social de University of Minnesota, aboga por la "paternidad responsable", que es propagativa. Incorpora la crianza del niño, respetando al mismo mediante la disciplina apropiada, y dando a los adolescentes cierto grado de autonomía psicológica. Esta estrategia de crianza es más probable que produzca adultos psicológicamente sanos.

Autoritaria

Los padres autoritarios tienen altas expectativas y reglas estrictas con duros castigos por incumplimiento. No hay espacio para la negociación, y estos padres suelen mostrar poca calidez y afecto hacia sus hijos. La falta de respuesta de los padres genera una menor autoestima en sus hijos. Un comportamiento que se correlaciona con la baja autoestima de niños y adolescentes es el tabaquismo. En el Journal of Public Policy and Marketing, los investigadores encontraron que los hijos de padres autoritarios tenían una mayor probabilidad de convertirse en fumadores.

Permisivo

Los padres permisivos son más "amigos" que padres, porque en lugar de establecer normas les permiten a los niños tomar sus propias decisiones. El calor y el afecto pueden estar presentes, pero también existen pequeñas reglas, límites, premios o castigos. Estos niños pueden tener una buena autoestima, pero la falta de expectativas de los padres da lugar a la inmadurez. Son menos capaces de asumir responsabilidad por sus acciones y pueden tener problemas para tener éxito en la educación superior, mantener un trabajo o mantener una relación íntima a largo plazo.

Negligente

Los padres negligentes no se involucran en la vida de sus hijos. No son capaces de establecer reglas y límites y no pueden desarrollar una relación con ellos. En la University of Delaware, los educadores están de acuerdo en que los niños que crecen bajo este estilo de crianza son más propensos a convertirse en delincuentes.

Más galerías de fotos



Escrito por samantha hanly | Traducido por luis eduardo barbosa