Efectos a largo plazo del ejercicio sobre el sistema cardiovascular

Saber que debes hacer ejercicio a veces no es suficiente motivación. Oyes hablar sobre el tema en las noticias, o incluso cuando se enciende la computadora. Es cierto que el ejercicio es una parte esencial de un estilo de vida saludable. Pero la comprensión de los efectos a largo plazo del ejercicio sobre el sistema cardiovascular puede ayudarte a empezar y mantenerte en movimiento.

El sistema cardiovascular

El sistema cardiovascular está compuesto por el corazón y todos sus vasos sanguíneos, venas, arterias y capilares. También se conoce como sistema circulatorio o sistema vasculosanguíneo. Su función es el mantenimiento de la homeostasis o equilibrio. Estos vasos sanguíneos transportan la sangre y los nutrientes a todos los tejidos y células del cuerpo. Si tan sólo una parte del sistema no está saludable, puede afectar a todo el organismo.

Baja frecuencia cardiaca en reposo

Tu corazón tiene un verdadero trabajo de tiempo completo, 24 horas los 7 días de la semana. Si no está fuerte, lo sabes y no puedes funcionar correctamente. Cada minuto, el corazón bombea entre 60 y 100 veces, de acuerdo con la Cleveland Clinic. Si tu corazón late 80 veces por minuto, son 115.200 veces en un día. El ejercicio regular fortalece el corazón para que no tenga qué bombear tanto. La reducción de tu frecuencia cardíaca en reposo, incluso en dos latidos por minuto, significa que tu corazón late 2880 veces menos en un solo día.

Mejor volumen sistólico

El volumen sistólico es la cantidad de sangre bombeada con cada latido de tu corazón. Se mide en mililitros de sangre por latido. Cada vez que el corazón late, la sangre es expulsada del ventrículo izquierdo hacia los vasos sanguíneos. Cada golpe empuja la sangre por todo tu cuerpo y transporta sangre rica en oxígeno a los tejidos. El ejercicio regular mejora la fuerza de tu corazón. Esto se traduce en contracciones más fuertes que bombean más sangre con cada latido. Tu corazón trabaja más eficientemente y con menos dificultad que antes.

La densidad capilar y el intercambio gaseoso

Los capilares son los pequeños vasos sanguíneos que se ramifican de las venas y las arterias más grandes. Impregnan los órganos y otros tejidos a fin de que todas las células y órganos puedan obtener los nutrientes que necesitan. Con el tiempo, el ejercicio regular puede aumentar el número de capilares que tienes. Esto significa que tu cuerpo se vuelve más eficiente en sacar los productos de desecho, como el dióxido de carbono, y utiliza la sangre rica en oxígeno con mayor eficacia. Tu cuerpo empieza a funcionar mejor a nivel celular, y estás más sano.

Más galerías de fotos



Escrito por bethany kochan | Traducido por mar bradshaw