Efectos a largo plazo de consentir a los niños

Como padre, quieres dar a tus hijos todo lo que su corazón desea para hacerlos felices, pero los padres que dan demasiado, frecuentemente pueden malcriar a sus hijos. Consentir a tus hijos puede ser dañino para ellos, tanto socialmente como en su desarrollo. Ya que los niños mimados generalmente no tienen que aprender a resolver sus propios problemas, pueden carecer de las habilidades necesarias para negociar exitosamente con las demandas de la adultez.

Dependencia

Los niños mimados pueden volverse exageradamente dependientes de sus padres, lo que puede ocasionarles conflicto en ser felices como adultos. Los investigadores Connie Dawson y David J. Bredehoft citan un estudio mostrando que los adultos jóvenes en edad de asistir a la universidad que fueron consentidos como niños tendían a pensar que estar solo hace infeliz a una persona, y que la fuente de su felicidad es otra persona, en vez de ellos mismos.

Irresponsabilidad

Cuando los niños son mimados, generalmente no tienen que aprender comportamientos responsables. De acuerdo al "Baton Rouge Parents Magazine", los niños consentidos eran incapaces de entender el concepto de límites como adultos y pueden desarrollar problemas como gastar en exceso, el juego, comer en exceso y beber. Estos niños a veces están desmotivados y pueden describirse como flojos o agresivos. Carentes de madurez emocional y con habilidades pobres en la resolución de problemas, estos adultos pueden desconcertarse y ser infelices con sus vidas.

Falta de respeto y rebeldía

La falta de respeto y la rebeldía son características de los niños mimados, quienes son propensos a quejarse, rogar, ignorar o manipular para conseguir lo que quieren. Frecuentemente, estos niños están tan consentidos que no pueden expresarse más que a través de su comportamiento negativo. La rebelión puede convertirse en una respuesta natural, de quienes están sobreprotegidos y consentidos.

Pobres habilidades para relacionarse

Ya que no han aprendido que las relaciones involucran tanto dar como recibir, los niños consentidos pueden tener problemas en hacer y mantener amistades significativas. Bruce J. McIntosh, M.D., que escribe en la revista "Pediatrics", indica que los niños mimados pueden ser insensibles a las necesidades de otros, son propensos a hacer rabietas y tienen dificultad para aplazar la gratificación. Otros niños pueden no querer estar cerca de alguien con estas características, por lo que los niños consentidos pueden volverse solitarios infelices, a los que no les gusta estar solos.

Más galerías de fotos



Escrito por brenda scottsdale | Traducido por esteban arenas