Efectos de parar de ejercitar

Saltearse un día el gimnasio puede que no tenga mucho efecto en tu cuerpo, pero saltearse de manera abrupta tu rutina diaria de ejercicios puede lastimarte tanto a tu cuerpo como a tu mente. Si has estado marginado debido a una afección médica o una lesión, habla con tu médico sobre las maneras que existen para que puedas estar en forma sin lastimarte. Cuando depende de ti ejercitarte, trata de recortar los ejercicios de a poco en vez de dejarlos todos juntos.

Los músculos se encogen

A pesar de lo que algunas personas pueden creer, los músculos no se convertirán en grasa una vez que dejes de ejercitar. Sin embargo, comenzaran a encogerse una vez que abandones un programa de ejercicio. Si puedes disminuir tu ingesta calórica para compensar la falta de ejercicios, tus músculos simplemente se encogerán mientras que el tamaño total de tu cuerpo seguirá siendo el mismo. Pero si continuas comiendo las mismas cantidades de alimentos que consumías cuando ejercitabas, la grasa se acumulará y puede cubrir los músculos, lo cual puede parecer que tus bíceps previamente en forma se han convertido en gordura.

Cambios de humor

Tanto psicólogos como médicos han pregonado los beneficios de hacer ejercicios cuando se trata de mejorar el humor. Realizar ejercicios puede ocasionar que tu cuerpo reprima ciertos químicos que general depresión y que libere otros que disminuyan la depresión. Cuando dejas de ejercitar, pierdes estos beneficios. También puedes sentirte gruñón o sufrir algún tipo de daño debido a tu autoestima si empiezas a aumentar de peso. En cualquier momento que experimentes depresión que interrumpa tu vida o que haga que consideres dañarte a ti mismo, debes consultar con tu médico.

Disminución del nivel de estado físico

A medida que tus músculos se encoge y pasas más tiempo en el sillón, tu estado físico disminuye. Puedes comenzar a perder estamina, flexibilidad y energía dentro de unas semanas de parar de ejercitar de manera regular. Volver a ejercitar puede revertir estos efectos, pero puede llevar tiempo y esfuerzo. La cantidad de tiempo que puede llevarte a volver a tu estado físico anterior depende de factores tales como tu peso, edad e intensidad de los ejercicios, de acuerdo al Consejo Americano de Ejercicios.

Síndrome de abstinencia

Si sueles salir a correr con frecuencia, es muy poco probable que experimentes un síndrome de abstinencia, pero atletas y personas comprometidas con el gimnasio que dejan de hacer ejercicios pueden padecer síntomas similares a los que padecen las personas adictas. De acuerdo con el departamento de Servicios Psicológicos y Consejeros de la Universidad de California, Santa Cruz, las personas que ejercitan de manera intensa todos los días y utilizan el entrenamiento para lidiar con estrés pueden experimentar abstinencia cuando dejan de hacer ejercicios. Puedes notar cambios en tus patrones de sueño, tener dificultades para concentrarte o sentirte dolorido y enojado.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn walsh | Traducido por melisa lazarte