Los efectos de las papas fritas en tu cuerpo

Las papas fritas son ahora uno de los alimentos más fácilmente disponibles en todo el país. Debido a que las papas fritas son fritas en aceite, son muy altas en grasa y calorías, lo que puede conllevar una serie de riesgos graves para la salud si se consumen con regularidad. Las papas a la francesa también contienen mucha sal y acrilamida, una sustancia química que se ha asociado con el cáncer.

Grasa

Freír las patatas fritas las hace muy altas en grasas y una dieta alta en grasas aumenta el riesgo de tener sobrepeso. Además, un estudio realizado por el Centro de Excelencia sobre Diabetes y Obesidad de la Universidad de Washington en Seattle encontró que una dieta alta en grasa puede dañar las células nerviosas del cerebro que controlan el peso corporal. Las patatas fritas son particularmente ricas en grasas trans y grasas saturadas. De acuerdo con la American Heart Association, las grasas saturadas y trans aumentan el nivel de colesterol en la sangre, lo que aumenta tu riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2.

Hidratos de carbono

Las patatas fritas son particularmente altas en hidratos de carbono y por lo tanto se deben consumir con moderación o evitar por completo. Los carbohidratos son necesarios para la supervivencia de todos los seres vivos, sin embargo, el consumo excesivo de hidratos de carbono puede conducir a obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades del corazón y cáncer.

Sal

Las patatas fritas están normalmente cargadas de sal, lo que puede crear una serie de efectos adversos para la salud cuando se consumen con regularidad. El Instituto de Medicina recomienda que las personas consuman menos de media cucharadita al día de sal, pero la mayoría de los estadounidenses consumen tanto como 2 cucharaditas de sal al día. Las dietas con alto contenido de sal aumentan el riesgo de desarrollar presión arterial alta, que puede conducir a enfermedades del corazón y del riñón y derrame cerebral.

Mujeres embarazadas y lactantes

La investigación realizada por el Instituto de Investigación Biomédica y de Medicamentos de Nuremberg recomienda a las mujeres embarazadas y lactantes no consumir papas fritas debido a un agente cancerígeno y neuro-tóxico llamado acrilamida. La acrilamida se encuentra en alimentos fritos en aceite a temperaturas superiores a 356 grados Fahrenheit (180 grados centígrados), como las papas fritas. La barrera hematoencefálica (el bloqueo de las células que separan la sangre circulante y el líquido extracelular cerebral en el sistema nervioso central) no está completamente desarrollada en los fetos y los recién nacidos, lo que los hace particularmente susceptibles a los efectos potencialmente nocivos de la acrilamida.

Más galerías de fotos



Escrito por kiki michelle | Traducido por eva ortiz