Efectos negativos de ingerir suplementos de vitamina D

La vitamina D es un nutriente natural que con frecuencia es obtenido a través de la exposición a la luz solar. Los profesionales de la salud de la University of Maryland Medical Center recomiendan que los adultos menores de 50 años reciban 5 mcg de vitamina D al día, mientras que los adultos entre las edades de 51 y 70 años deben recibir 10 mcg diarios. Esta vitamina es utilizada por el cuerpo para fortalecer los huesos, regular la presión arterial y apoyar el sistema inmunológico. Si tomas suplementos de vitamina D, se debe ser consciente de los efectos secundarios potencialmente negativos de este nutriente.

Malestar estomacal o pérdida de peso

Los efectos secundarios asociados con la toma de suplementos de vitamina D suelen ocurrir después de un uso excesivo o inadecuado de este nutriente. Los niveles excesivamente altos de vitamina D en el cuerpo pueden elevar los niveles de calcio, provocando una enfermedad llamada hipercalcemia. Si esto ocurre, puedes experimentar efectos secundarios como malestar estomacal, náuseas, vómitos, diarrea o estreñimiento, informa UMMC. Estos efectos secundarios pueden también contribuir a una disminución del apetito y puedes notar que comienzas a perder peso. Si ocurren estos efectos secundarios mientras estás tomando suplementos de vitamina D, acude al médico.

Incremento de la sed o de la orina

Los niveles de vitamina D inusualmente altos en el cuerpo después del tratamiento con suplementos pueden causar aumento de la sed. Puedes notar que tu boca o garganta se sienten secas o irritadas o que bebes grandes cantidades de líquido con más frecuencia de lo habitual. Mayor consumo de líquidos también puede causar aumento de orina, que es posible que te cause molestia. Estos efectos secundarios pueden ser también signos de otros problemas médicos, como la diabetes o una infección del tracto urinario, y deben ser evaluados por un médico si se presentan.

Sabor metálico en la boca

Puedes desarrollar un desagradable sabor metálico en la boca después de tomar una dosis de vitamina D. Este efecto secundario puede exacerbar los síntomas de malestar estomacal y puede contribuir a una pérdida del apetito.

Fatiga y debilidad

Si tomas demasiada vitamina D, puedes estar inusualmente fatigado, somnolientos o débiles, informa MayoClinic​​. La fatiga excesiva puede hacer que sea difícil que permanezcas centrado, alerta y atento durante las actividades diarias normales, como el trabajo o la escuela. Habla con un profesional médico si estos efectos secundarios interfieren con tu capacidad de funcionar normalmente.

Dolor de huesos o problemas musculares

El tratamiento con suplementos de vitamina D puede causar dolor en los huesos o problemas musculares, de acuerdo con UMMC. Si experimentas estos efectos secundarios, también puedes llegar a sentirte inusualmente cansado o débil. Puede ser difícil que te muevas con normalidad sin ayuda ya que puedes sentirte inestable o tembloroso al estar de pie o caminar.

Más galerías de fotos



Escrito por rae uddin | Traducido por verónica sánchez fang