Efectos negativos del café para la salud

Para algunos, el café es la parte indispensable de la vida diaria ya sea como estimulante en el desayuno, como energizante para la tarde o simplemente una colación entre las comidas. Según la encuesta realizada en el 2010 por National Coffee Association, el 56% de los estadounidenses ingieren una taza todos los días. A pesar de su popularidad, los efectos de esta bebida no son siempre positivos ya que acarrea varios riesgos potenciales para la salud tanto para los bebedores ocasionales, como para los más devotos.

Colesterol

El café, sobre todo cuando no está filtrado, puede aumentar los niveles séricos y del colesterol LDL en algunos individuos. Asimismo, contiene dos sustancias que lo elevan conocidas como cafestol y kahweol, según lo afirma Linus Pauling Institute en Oregon State University. Aunque los filtros de papel son los encargados de quitar ambas sustancias del café preparado, aquellos que consumen variedades no filtradas pueden experimentar un aumento de hasta un 23 mg/dl en todo el colesterol y unos 14 mg/dl en el colesterol LDL. Por esta razón, si sufres de colesterol alto, considera limitarlo o evitar el café sin filtrar y optar por versiones que sí lo estén.

Presion arterial

Para los consumidores de cafe cafeínado, el aumento de energía puede tener un costo: la cafeína puede elevar rápidamente los niveles de presión arterial, incluso para aquellos individuos cuya presión suele ser normal. Además, consumir mucho café cafeinado puede sustancialmente aumentar tu presión, aunque es cierto que algunas personas son más sensibles que otras. Así que si tienes presión alta, debes limitar tu consumo a unas 24 onzas por día y no debes tomarlo después de una labor física o de un ejercicio vigoroso (ambos aumentan el nivel de presión).

Homocisteína

Entre otras cosas, el consumo de café está asociado con el aumento de los niveles de la homocisteína en la sangre, un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares como la embolia cerebral, enfermedades de corazón y enfermedad cardiovascular periférica, según el Linus Pauling Institute. Aunque el vínculo exacto entre el café y estos niveles elevados aún no está del todo claro, sí es cierto que beber cuatro o más tazas de café por día hará que aumenten sensiblemente tus niveles de homocisteína. Sin embargo, el lado positivo es que las personas que tienen enfermedades cardiovasculares pueden encontrar en esto una razón suficiente para limitar su consumo de café.

Deshidratación

Debido a que la cafeína es un diurético, o una sustancia que aumenta la producción de orina, los bebedores regulares de café están en riesgo de sufrir deshidratación, según el sitio web University of Arizona Campus Health. Participar en el ejercicio vigoroso o vivir en climas áridos puede hacer que seas especialmente sensible a los efectos de la deshidratación producida por el café. Por eso, los consumidores deben hacer un esfuerzo por beber agua u otras bebidas sin cafeína para permanecer completamente hidratados, especialmente durante y después de la actividad física.

Abstinencia de cafeína

Para los que beben café frecuentemente, renunciar a una taza de café puede realmente causar más problemas que beber. Tal como American Heart Association explicó, la abstinencia de café puede afectar entre unas 12 y 24 horas después de que un bebedor regular consuma su última dosis. Esto se caracteriza por dolores de cabeza, fatiga, depresión, ansiedad y somnolencia, la abstinencia generalmente desaparece dentro de las 48 horas o tan pronto como el bebedor regular consuma su próxima dosis.

Más galerías de fotos



Escrito por denise minger | Traducido por stefanía saravia