Los efectos negativos del consumo de alcohol adolescente en los padres

Los padres e incluso familias completas pueden ser devastadas por el consumo de alcohol en adolescentes. Lo que puede comenzar como un experimento recreacional o indulgencia ocasional algunas veces puede dar paso a un verdadero alcoholismo. Según el Center for Disease Control, el alcohol es la droga de mayor consumo y abuso entre los jóvenes de Estados Unidos. Las ramificaciones en los padres incluye estrés, preocupación válida y la posibilidad de financiar un tratamiento de rehabilitación para sus hijos.

Experimentar por primera vez

Si bien no es inusual que los adolescentes experimenten con el alcohol, inicialmente los padres se sienten muy defraudados y podrían aplicar castigos severos, como restricción social de largo plazo o revocar el uso del automóvil. Los padres generalmente se sienten traicionados después de invertir mucho tiempo y energía en evitar que sus hijos consuman alcohol. Sin embargo, información publicada en el Journal of Studies on Alcohol and Drugs afirma que los padres que tienen una relación cercana saben que una comunicación abierta y una actitud atenta podrían evitar que los adolescentes desarrollen mayores problemas con el alcohol.

Consumo habitual

Los adolescentes que tienen un hábito de consumo colocan a sus padres en un estado de preocupación y responsabilidad civil constante. Los padres se preocupan con justa razón de que sus hijos podrían conducir intoxicados o abusar de drogas más fuertes. La responsabilidad civil es una realidad que en cualquier accidente, lesiones relacionadas con el consumo de alcohol o muerte, puede conllevar juicios devastadores y ramificaciones financieras. El cuestionamiento constante y las medidas disciplinarias pueden afectar a los padres que se sienten exasperados con el abuso de alcohol de sus hijos. Sin embargo, la perseverancia es la clave para acabar con el abuso de alcohol. Según el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism, los adolescentes que saben la opinión que tienen sus padres sobre el consumo de alcohol en la juventud son más propensos a corresponder a sus expectativas.

Confianza quebrada

Es difícil para un adolescente volver a ganar la confianza de sus padres después de haber bebido alcohol, especialmente si existe decepción de por medio. Los padres sienten que ya no pueden confiar en la capacidad de su hijo para abstenerse de beber. La inseguridad de la circunstancia causa que los padres se cuestionen sobre la habilidad que tienen como tutores competentes ya que en un principio sintieron que estaban haciendo todo lo correcto para evitar que sus hijos consumieran alcohol. Sin embargo, este es el momento preciso para que los padres permanezcan firmes en la prevención del consumo de alcohol en adolescentes. El National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism afirma que los padres con autoridad que ejercen gran control y disciplina, junto con mucho cariño y capacidad de respuesta son más eficaces en la lucha contra el consumo de alcohol en sus hijos.

Observación constante

La desgastante labor de monitorizar el consumo de alcohol en adolescentes puede convertirse en el foco principal no deseado en la vida de un padre. Los fines de semana que alguna vez fueron libres de preocupaciones se vieron reducidos a días llenos de ansiedad cuando los padres se sienten constantemente obligados a buscar en sus hijos adolescentes signos de consumo de alcohol. Si bien este período de tiempo es estresante y es injusto para cualquier padre, los resultados serán gratificantes cuando los adolescentes comprendan que están siendo observados cuidadosamente. Pronto llegarán a la conclusión de que los riesgos de beber son mayores a los supuestos beneficios.

Más galerías de fotos



Escrito por kristen berry | Traducido por mariajose mansilla