Los efectos de la natación en la solidez de los huesos

Nadar es un excelente ejercicio para mantener la salud cardiovascular y el peso. También es una de las mejores actividades para refrescarse en los calurosos días de verano. Sin embargo, la natación no es el mejor ejercicio para mejorar la solidez de los huesos, afirma Alice Burron, entrenadora personal y vocera del American Council on Exercise.

Pérdida de solidez en los huesos

La pérdida de solidez en los huesos a veces es causa de la osteoporosis, un problema de salud en el que los huesos se debilitan y son vulnerables a las fracturas debido a su baja densidad. Se estima que aproximadamente la mitad de las mujeres mayores de 50 años se pueden fracturar un hueso debido a la osteoporosis, según la National Osteoporosis Foundation. La NOF indica que 10 millones de estadounidenses ya tienen osteoporosis y 34 millones corren el riesgo de desarrollar esta enfermedad. Lo bueno es que la pérdida de solidez en los huesos a causa de la osteoporosis se puede prevenir en gran medida al hacer suficiente ejercicio siendo joven, al mantenerse activo y desarrollar otros hábitos saludables a medida que se avanza en edad, afirma la American Academy of Orthopedic Surgeons. Sin embargo, debe ser el tipo de ejercicio adecuado.

Natación y solidez en los huesos

La natación no es el mejor ejercicio para mejorar la solidez de los huesos debido a que no es una actividad donde se levante peso. La AAOS describe como actividad donde se levanta peso a cualquier actividad que hagas de pie. Ejemplos de este tipo de ejercicios son caminar rápido, trotar, subir las escaleras y hacer deportes con raquetas. La natación y el ciclismo no son ejercicios donde se levanta peso porque los huesos no sostienen tu peso durante la actividad. Según un artículo de investigación de la University of New Mexico, algunos nadadores de élite han descubierto que tienen una menor densidad ósea que algunas personas que no ejercitan, probablemente debido a que la flotabilidad al nadar no ejerce peso sobre los huesos. Para fomentar la densidad ósea, debes hacer un tipo de ejercicio que sobrecargue al hueso, afirma este artículo. Los huesos responden produciendo más células y fortaleciéndose.

Beneficios de la natación

La natación tiene otros beneficios que puede ayudar a prevenir las fracturas óseas. Además de promover la salud cardiovascular, que mejora la salud en general y alarga la vida, la natación ayuda a incrementar y mantener la musculatura y mejorar la coordinación, flexibilidad y equilibrio, afirma Burron, fisióloga especializada en ejercicios. La mayoría de las fracturas causadas por la osteoporosis se deben a las caídas, en parte porque muchos ancianos tienden a tener problemas de equilibrio y los músculos débiles, declara Burron. Al tener músculos más fuertes y mejor equilibrio se pueden evitar las caídas a medida que se avanza en edad. La natación también es una de las mejores actividades para la salud de las articulaciones y a veces se les recomienda a los jóvenes que padecen artritis y deben evitar actividades de alto impacto como caminar, trotar y saltar, afirma Burron.

Sugerencias

No es necesario que dejes de hacer natación para fortalecer los huesos. Burron recomienda complementar esta actividad con actividades donde se levante peso. Intenta caminar rápido, subir escaleras o jugar al tenis o a un deporte con raquetas los días que no estés en la piscina. También haz un poco de levantamiento de pesas. El entrenamiento de fuerza con peso libre o con aparatos te ayudará a incrementar la fortaleza ósea rápidamente, dice Burron. Al combinar la natación con actividades donde se levanta peso, podrás mejorar tu salud general. Si ya tienes osteoporosis, el centro de investigación del National Institutes of Health recomienda preguntarle al médico qué actividades son las adecuadas para ti. Las actividades de alto impacto pueden en efecto causar fracturas óseas en personas con osteoporosis, afirma el NIH.

Más galerías de fotos



Escrito por jan sheehan | Traducido por noelia menéndez