Efectos de las manzanas en las heces

Una manzana madura y jugosa contiene sustancias que pueden ayudarte a expulsar las heces firmes más regularmente. La fibra que contiene una manzana puede agregar volumen al material en el intestino. Además de ayudar a tus intestinos, las manzanas proporcionan vitaminas como la A y la C y los minerales potasio y fósforo. Comer el corazón de la manzana y la piel agrega nutrientes adicionales y más fibra.

Fibra

La fibra dietética desempeña un papel clave en la salud de los intestinos y en la forma de las heces. Una dieta baja en fibra puede resultar en heces más acuosas o sueltas. Asimismo, elegir meriendas altas en grasa en lugar de una manzana podría conducir a tener heces compactas más difíciles de expulsar. Los alimentos fibrosos ayudan a enlazar los trozos de comida parcialmente digerida en el intestino cuando pasan a lo largo del colon. Sin embargo, al mismo tiempo, la fibra saca el agua a las heces para hacer una masa más húmeda que lo atraviesa sin molestias.

Manzanas

Una gran manzana contiene alrededor de cinco gramos de fibra, principalmente en forma de pectina. Esto da la manzana el más alto contenido de fibra de todas las frutas. Por ejemplo, un plátano grande contiene alrededor de cuatro gramos de fibra, una naranja grande cuatro gramos y media taza de fresas sólo dos gramos de fibra. El contenido de fibra de la manzana ayuda a mantener las heces normales, firmes y húmedas. Sin embargo, asegúrate de que comer la piel, así como la pulpa de manzana. La piel de la manzana contiene alrededor de dos tercios de la fibra disponible así como antioxidantes útiles.

Cantidades de fibra

La persona promedio debería aspirar a consumir alrededor de 20 gramos de fibra por día, según Georgia C. Lauritzen, PhD de la Utah State University. Eso significa que cuatro manzanas grandes proporcionaría todos tus requisitos mínimos de fibra diaria, aunque no querrás comer sólo manzanas todos los días. Esta cantidad de fibra debe ofrecer suficiente material fibroso en el intestino para ayudar a mantener las formas de materia fecal.

Consideraciones

Algunas personas tienen enfermedades del intestino que pueden impedirles comer alimentos ricos en fibra como manzanas enteras. Por ejemplo, una persona que sufre de la enfermedad de Crohn puede encontrar que una manzana tiene un efecto negativo en sus heces. Esto podría ser porque se irrita la mucosa intestinal, descarga de moco o de lo contrario crea heces sueltas o diarrea incluso. Si tienes un problema gastrointestinal, habla con tu médico o nutricionista sobre si las manzanas serían una buena elección para tu dieta.

Más galerías de fotos



Escrito por peter mitchell | Traducido por maria gloria garcia menendez