Los efectos de la mala crianza en los niños

Los padres tienden a subestimar la influencia que tienen en sus hijos, según un estudio de 2007 que dirigió la Joseph Rowntree Foundation. En 2011, el Department for Education del Reino Unido descubrió que los niños que están expuestos a mala crianza son dos veces más propensos a portarse mal. Los enfoques disciplinarios incoherentes, la falta de supervisión y el castigo físico son atributos de la mala crianza que pueden afectar negativamente a los niños, sin importar su etnia y nivel socioeconómico.

Conducta antisocial

Cuando un niño demuestra una conducta antisocial, no considera cómo sus acciones puede dañar a otros. Según el Department for Education del Reino Unido, las formas severas de la conducta antisocial pueden desencadenar en el uso de drogas y alcohol, mala salud, problemas de salud mental, desempleo y crimen adulto. Los estilos de crianza que podrían desencadenar este tipo de conducta incluyen una crianza incoherente y cruel, así como también abuso de drogas por parte de los padres, depresión maternal y violencia doméstica. Los adultos que son permisivos, coactivos, negativos y tienen actitudes críticas son más propensos a tener niños con tendencias antisociales.

Mala resiliencia

La resiliencia hace referencia a la capacidad de una persona de lidiar con las dificultades sociales, emocionales, de conducta, físicas y educativas. Los padres con mala resiliencia son más propensos a tener niños con falta de resiliencia, según la Joseph Rowntree Foundation. La mala crianza en este aspecto viene en forma de equivocarse al amortiguar los efectos adversos de la crisis que un niño experimenta, no enseñarle a lidiar con las habilidades y no ser responsable durante un tiempo necesario. Cuando un niño tiene mala resiliencia, puede deberse a la inflexibilidad de los padres, a la incapacidad de manejar bien el cambio o falla para lidiar con las emociones negativas de una forma saludable.

Depresión

En el artículo "Parenting and Its Effects on Children: On Reading and Misreading Behavior Genetics" (La crianza y sus efectos sobre los niños: lectura e interpretación erronea de genética de la conducta) para la revista de psicología "Annual Reviews", la profesora Eleanor E. Maccoby, de la Stanford University, vinculó la negatividad de los padres con la drepesión de los niños y la internalización de las conductas. En la revista National Institutes of Health, el artículo "Relation of Positive and Negative Parenting to Children’s Depressive Symptoms" (La relación de la crianza positiva y negativa con los síntomas depresivos de los niños), de Danielle H. Dellaire y otros, se descubrió que la crianza cruel y negativa estaba correlacionada con síntomas de depresión en niños. Otros factores que pueden contribuir a esto incluyen bajos niveles de apoyo general, depresión de los padres, castigo físico, expresión no saludable de las emociones negativas y una falta de apoyo emocional.

Agresión

En el informe "Negative Parenting Style Contributes to Child Aggression" (El estilo de crianza negativa contribuye a la agresión del niño) para Psych Central, el Dr. Rick Nauert, informa que investigadores de la University of Minnesota descubrieron que los niños explosivos de los jardines de infantes tenían malas relaciones con sus madres desde una edad temprana. Los investigadores concluyeron que la mala crianza durante la infancia contribuyó a la agresión en la niñez. Las madres estudiadas manejaban a sus niños de forma "brutal", expresando sentimientos negativos hacia sus hijos y aumentando los conflictos con ellos. Los investigadores concluyeron que la crianza negativa hizo que los niños estudiados demostraran "altos niveles de enojo" lo que hacía que las madres fueran más hostiles. Lo que no se estudió fue la relación entre la madre y el padre, y cómo eso podría tener una influencia en los sentimientos o conducta de la madre.

Más galerías de fotos



Escrito por flora richards-gustafson | Traducido por aldana avale