Efectos de ingerir demasiado fluoruro

Presente naturalmente en tu cuerpo como fluoruro de calcio, este ayuda a evitar las caries y a desarrollar una dentadura fuerte y sana. Los hombres adultos precisan 4 mg de fluoruro por día, mientras que las mujeres adultas requieren 3 mg, según el University of Maryland Medical Center. Ingerir más de las cantidades recomendadas de fluoruro con la dieta y también de fuentes ambientales puede generar un riesgo para tu salud. Sus fuentes comunes son los productos dentales, los alimentos procesados hechos con agua fluorada, los medicamentos fluorados, los pesticidas que contienen fluoruro, el té en botella, el pollo mecánicamente deshuesado y las sartenes antiadherentes.

Fluorosis dental

Consumir demasiado fluoruro en la niñez cuando los dientes están desarrollándose debajo de las encías puede llevar a la fluorosis dental. Esta condición está caracterizada por la incapacidad del esmalte de los dientes de cristalizarse adecuadamente, llevando a defectos como fragilidad, manchas apenas notorias o manchas marrones severas y marcas en la superficie. La severidad de la fluorosis depende de factores como la dosis, el momento y la duración del consumo de fluoruro. Los niños de entre 0 y 8 años corren el riesgo de padecer este problema porque este es el momento en que los dientes permanentes comienzan a formarse debajo de las encías. Para tener una mejor salud dental, el United States Public Health Service ha establecido la cantidad de fluoruro en el agua de bebida entre 0.7 y 1.2 mg.

Toxicidad renal

La excreción renal es la principal ruta de eliminación del fluoruro inorgánico de tu cuerpo. Como consecuencia, las células de tus riñones están expuestas a concentraciones relativamente altas de este compuesto, haciendo a los riñones vulnerables a la toxicidad por fluoruro. Según el Subcommittee on Health Effects of Ingested Fluoride of the National Research Council, estudios animales han demostrado que la exposición a concentraciones de entre 100 y 380 mg por litro de agua de bebida pueden causar hinchazón y dilatación de los túbulos renales y muerte de túbulos proximales y renales.

Efectos gastrointestinales

Los iones fluoruro e hidrógeno puede unirse para formar fluoruro de hidrógeno en el ambiente ácido de tu estómago. Las concentraciones altas de esta molécula pueden dañar a este órgano. El subcomité señala que estudios de trabajadores expuestos a niveles fluctuantes de fluoruro en el lugar de trabajo han demostrado un amplio rango de efectos gastrointestinales. Estos incluyen erosión de la mucosa que recubre el estómago, úlceras duodenales e inflamación a largo plazo del recubrimiento estomacal acompañado o no de fluorosis esquelética (una enfermedad ósea causada por la ingesta excesiva de fluoruro). Sin embargo, debido a la falta de disponibilidad de medidas de fluoruro, las concentraciones reales de exposición al mineral no son conocidas, pero se especulan que fueron altas.

Otros riesgos para la salud

Un metaanálisis de 27 estudios relacionó la ingestión de fluoruro a déficits en el cociente intelectual de niños, informa Fluoride Action Network. Tres estudios de China han descubierto que el incremento en la ingestión de fluoruro durante el embarazo puede dañar el cerebro del feto. Investigaciones en humanos y animales muestran que consumirlo en exceso agrava los efectos de la deficiencia de iodo. Este es esencial para una correcta función tiroidea. Un consumo inadecuado de iodo durante la infancia e inicios de la niñez puede llevar al daño cerebral permanente, incluyendo retraso mental.

Más galerías de fotos



Escrito por mala srivastava | Traducido por mariana palma