Efectos de los impulsores de testosterona en los adolescentes

La testosterona es la hormona más responsable del desarrollo sexual y composición corporal en los hombres. La producción de testosterona se incrementa con el principio de la pubertad y regularmente aumentan en la mayoría de los hombres durante los últimos años de su adolescencia o a principios de sus 20. Existen pocos estudios sobre los complementos de testosterona en los adolescentes; los estudios existentes se enfocan en la normalización de los adolescentes con baja testosterona. La American Academy of Family Physicians recomienda tener cuidado al utilizar complementos para el desempeño deportivo, incluyendo los que incrementan la testosterona.

Cambios en la composición corporal

El incremento en la testosterona puede dar como resultado cambios en la composición corporal, como una mayor masa muscular y una grasa corporal reducida. Los sujetos mostraron incrementos medibles en masa muscular y peso mientras que disminuyeron la grasa corporal en un estudio de 1999 en la School of Exercise Science and Sports Management, Southern Cross University en Australia. Durante la pubertad, los adolescentes promedio verán aumentar su altura, un crecimiento muscular más rápido y la expansión de las fibras musculares existentes. El uso de compuestos anabólicos, como los esteroides o las prohormonas, para incrementar la testosterona, pueden detener el crecimiento óseo y reducir permanentemente la altura final.

Acné

Una mayor testosterona tiende a dar como resultado mayores secreciones grasas en la piel, provocando poros congestionados e imperfecciones. Los episodios de acné pueden ocurrir comúnmente en la cara, hombros y espalda. La frecuencia de los episodios puede aumentar, dependiendo de los niveles de testosterona activa en el cuerpo.

Ginecomastia: tejido mamario masculino incrementado

La ginecomastia, comúnmente abreviada como gino, es el crecimiento de glándulas mamarias más grandes de lo normal y tejidos mamarios en los hombres y puede incluir lactación. Provocada por un desequilibrio en la relación testosterona a estrógeno, la ginecomastia puede ser difícil de revertir y puede requerir cirugía. Estos desequilibrios pueden ser provocados por una falta en la producción normal de testosterona, lo que puede ocurrir cuando la producción de testosterona es manipulada artificialmente durante demasiado tiempo o por la conversión del incremento en testosterona a estrógeno.

Deseo sexual

Un incremento en la testosterona puede dar como resultado un mayor deseo y desempeño sexual. Los estudios muestran que este incremento ocurre tanto en las mujeres como en los hombres. Si la testosterona se incrementa utilizando un complemento que contiene un inhibidor de aromatasa, el desempeño sexual se puede ver enormemente reducido con el tiempo. Esto es debido a que estos tipos de suplementos trabajan reduciendo el estrógeno. El deseo y el desempeño sexual requieren tanto estrógeno como testosterona.

Más galerías de fotos



Escrito por colin cash | Traducido por laura de alba