Efectos de la histamina al beber vino

Si desarrollas síntomas similares a las alergias después de beber vino, es posible que seas intolerante a la histamina. Beber un vaso de vino puede causar dificultad para respirar, estornudos, enrojecimiento, dolor de cabeza y erupciones en la piel, si eres intolerante a la histamina, de acuerdo con lo que señala la Auckland Allergy Clinic. La histamina es una sustancia química creada en el cuerpo humano que también se encuentra en diversos alimentos y bebidas. La mayoría de la gente puede metabolizar la histamina en el vino, la cerveza y otros alimentos, pero si eres intolerante a la histamina en el vino, te causará reacciones adversas.

Alergia o intolerancia

A pesar de que la intolerancia a la histamina causará síntomas similares a las alergias, la reacción adversa no es una alergia. Una reacción alérgica es el resultado de un mal funcionamiento del sistema inmune que desencadena una reacción química en cadena por todo el cuerpo, mientras que la intolerancia es la incapacidad para digerir o absorber ciertos ingredientes en un alimento o bebida, tal como explica el sitio web Histame. La histamina es la sustancia principal producida durante una reacción alérgica en los tejidos blandos, pero es sólo el resultado de los anticuerpos específicos que se desarrollan durante una alergia. La intolerancia a la histamina no es una reacción alérgica porque tu sistema inmunológico no está implicado en los síntomas que se desarrollan.

La histamina en el vino

Un estudio realizado por la Auckland Allergy Clinic encontró que 22 de 28 participantes desarrollaron síntomas similares a las alergias después de beber un vaso de vino. El vino tinto contiene considerablemente más histamina que el vino blanco. El vino blanco contiene entre 3 a 120 microgramos de histamina por copa, mientras que el vino tinto contiene entre 60 y 3.800 microgramos de histamina por copa.

Causa

Debido a que tu organismo no puede metabolizar la histamina en el vino, los niveles de histamina en tu cuerpo aumentan. La histamina en dosis bajas ayuda a defender al cuerpo contra los organismos infecciosos, pero el exceso de histamina da lugar a la inflamación de los tejidos blandos, como los pulmones, las fosas nasales y la piel. La histamina también hace que tu músculos se contraigan, lo que podría causar que se desarrollen síntomas asmáticos después de unos minutos de beber una copa de vino.

Efectos respiratorios

A medida que los niveles de histamina aumentan en tu sistema respiratorio, puedes presentar dificultad para respirar, dolor en el pecho, opresión en el pecho, dificultad para respirar y sibilancias. Las sibilancias son sonidos de tono alto hechos por la tráquea, lo que es causado por la circulación restringida de aire. Las sibilancias son acompañadas frecuentemente de una tos constante. Tus fosas nasales se hinchan, cortando tu capacidad de respirar por la nariz. Esto puede generar presión en los senos, dolor de cabeza, dolor facial y congestión sinusal.

Otros efectos

También puedes desarrollar comezón en los ojos, picazón de garganta, estornudos, enrojecimiento de la piel y complicaciones digestivas. Los síntomas digestivos comunes pueden incluir hinchazón, dolor de estómago, calambres, diarrea, vómitos y náuseas. Las reacciones en la piel incluyen urticaria, enrojecimiento de la piel, inflamación y eccema en algunos casos.

Más galerías de fotos



Escrito por diane marks | Traducido por javier enrique rojahelis busto