Los efectos de la hiperglucemia en el embarazo

La hiperglucemia o azúcar en la sangre, es una señal de diabetes. La hiperglucemia durante el embarazo puede afectar a las mujeres con diabetes tipo 2, pre-existente tipo 1 o puede desarrollarse durante el embarazo. La hiperglucemia que se desarrolla durante el embarazo, conocida como diabetes gestacional, afecta alrededor del 1 al 3 por ciento de los embarazos en general, dice Merck Manual. La hiperglucemia por cualquier causa puede afectar seriamente a la madre y el bebé y aumenta el riesgo de complicaciones durante el embarazo, el parto y después del parto.

Defectos de nacimiento

El riesgo de defectos de nacimiento no aumentan en las mujeres con diabetes gestacional, pero las mujeres que tienen niveles altos de glucosa en las primeras semanas de embarazo debido a la diabetes preexistente tienen un riesgo de tres a cuatro veces mayor de lo normal de tener un bebé con defectos de nacimiento, señala Eastern Virginia School of Medicine Maternal Fetal Health Division. Los defectos congénitos de la hiperglucemia en el primer trimestre del embarazo con mayor frecuencia afectan el desarrollo del cerebro, el corazón y la médula espinal, los mismos estados de origen.

La macrosomía

La macrosomía, definida como el peso al nacer superior a 8,8 libras (4,4 kg) en un bebé nacido a término o un bebé cuyo peso cae encima del percentil 90, se produce en el 25 a 45 por ciento de las mujeres con la hiperglucemia de la diabetes, informa Mary Elaine Patrinos de University of Hawaii John A. Burns School of Medicine. La macrosomía, que se produce como resultado de la elevación de la glucosa y los niveles de insulina en el feto debido a la hiperglucemia materna, conduce a un aumento de las tasas de cesárea en las madres con diabetes y aumenta el riesgo de distocia de hombros, dificultad para sacar los hombros del feto una vez que la cabeza sale. La distocia de hombro puede causar lesiones en los nervios de los brazos o los hombros del bebé, lo que lleva a una discapacidad permanente.

La hipoglucemia neonatal

Los bebés cuyas madres tienen hiperglucemia también tienen altos niveles de glucosa en la sangre, a causa de los altos niveles de glucosa circulando a través de la placenta. Antes del nacimiento, producen más insulina de lo normal para absorber mayores niveles de glucosa de lo normal. Después del parto, sus niveles caen abruptamente cuando la fuente de glucosa desaparece, pero continúan produciendo grandes cantidades de insulina, lo que absorbe el exceso de glucosa en el torrente sanguíneo. Los niveles de azúcar en la sangre bajan rápidamente, causando la enfermedad en lactantes de madres hiperglucémicos. El bebé puede estar nervioso, ser incapaz de mantener la temperatura del cuerpo, tener dificultades para respirar, alimentarse mal y puede desarrollar convulsiones o daño cerebral si la hipoglucemia no se diagnostica rápidamente, según MedlinePlus. La alimentación temprana de soluciones de glucosa y la monitorización frecuente de estos niveles en la sangre tratan la hipoglucemia en recién nacidos.

Muerte fetal

La muerte fetal antes del parto se produce con mayor frecuencia en las madres cuya hiperglicemia es causada por diabetes 1 o 2 preexistente, según dice la Escuela de Eastern Virginia. La hiperglucemia daña los vasos sanguíneos en la placenta, lo que resulta en la disminución de nutrición y del transporte de oxígeno al feto. El monitoreo cerano del bienestar fetal ser y el parto de 38 a 40 semanas de embarazo ayudan a disminuir el riesgo de muerte fetal, explica Merck Manual.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por gabriela nungaray