Efectos de las expansiones en las orejas

La expansiones en las orejas es una práctica de modificación del cuerpo popular en la que piezas redondas de diferentes tamaños se colocan en una perforación del oído para estirar lentamente el agujero e irlo ampliando. Las expansiones pueden ser dolorosas y tener efectos duraderos que algún día podrían necesitar cirugía para repararse. Si estás considerando hacerte una expansión en la oreja, asegúrate de que entiendes todos los efectos antes de empezar a usar las piezas para estirar los lóbulos.

Infección

Cada vez que cambias la pieza del orificio del lóbulo dejas propensa la herida a una infección, según la Academia Americana de Médicos de Familia. Una nueva pieza significa que estás estirando el lóbulo de la oreja lo suficientemente como para colocar la nueva, abriendo continuamente la herida, que tu cuerpo está continuamente tratando de sanar. El uso de estas piezas o instrumentos sucios para insertar la pieza podría introducir bacterias en una herida sin cicatrizar en esencia, lo que puede causar infección, cicatrices y dolor.

Estiramiento

Si bien un estiramiento del lóbulo de la oreja es el resultado natural y deseado, el estiramiento puede ir mucho más allá de estas intenciones. Incluso si las piezas son pequeñas, tu lóbulo podría estirarse más allá debido al peso del dispositivo expansor.

Desgarre

Una vez que tu oído se ha extendido más allá de cierto punto, una parte del oído puede exceder el suministro de sangre, lo que genera la rotura o separación del lóbulo de la oreja, según señala el Dr. Barry Eppley, cirujano plástico de Indianápolis. El resultado es que el lóbulo de la oreja se separa, por lo general cerca de donde la oreja se conecta al lado de la cabeza. Es probable que la causa de esto sea que se haya hecho la expansión demasiado rápido y no se haya dado suficiente tiempo a que se estire entre cada tamaño. La cirugía es necesaria para remodelar de manera efectiva el lóbulo de la oreja y coserla de nuevo para solucionar el problema.

Permanencia

Las expansiones se vuelven permanentes más allá de un cierto punto. BellaOnline.com sugiere que las expansiones de más de 5 mm no son tan propensas a cerrar, incluso cuando se quitan las piezas de las orejas. Esto significa que si algún día decides quitarte las piezas de la oreja, tus lóbulos estarán tan estirados que no será posible que se cierre el agujero y necesitarás cirugía para corregir el problema si así lo deseas.

Dolor

Cada vez que cambias de pieza, vas a tener que estirar el orificio para acomodar el nuevo tamaño. Con esto viene una cantidad considerable de dolor, mientras tiras para maniobrar la nueva pieza en el lóbulo de la oreja.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por mariana perez