Efectos estimulantes de la cafeína

La cafeína es la sustancia amarga que se encuentra en las semillas de la planta del café, las hojas del arbusto del té y de la nuez de cola. Es el estimulante del sistema nervioso central que más se consume en el mundo. Las fuentes de cafeína incluyen café, té, chocolate, bebidas energéticas y algunos medicamentos. Su efecto estimulante impacta en el estado de ánimo, los niveles de energía, el sistema vascular cerebral, y la actividad gástrica y del colon.

Aumento del estado de alerta

La cafeína estimula el sistema nervioso central mediante tres mecanismos principales. Las altas concentraciones de cafeína a partir de fuentes dietéticas como el café movilizan el calcio en las células e inhiben enzimas específicas. Se aumenta el metabolismo de la energía en todo el cerebro, mientras que disminuye el flujo sanguíneo cerebral. Por último, la cafeína activa las neuronas noradrenalina y la liberación de dopamina. El efecto estimulante de mayor estado de alerta puede estar relacionado con su acción sobre las neuronas de serotonina. La cafeína se usa ampliamente como un estimulante suave para aumentar la vigilia y disminuir la fatiga. Puede crear hábito, lo que resulta en dependencia. En general, la dependencia física se desarrolla con un consumo mínimo de cuatro tazas de café al día.

Constriñe los vasos sanguíneos cerebrales

La constricción de los vasos sanguíneos cerebrales es un efecto estimulante de la cafeína. Antagoniza los receptores de adenosina en el cerebro. La adenosina controla la actividad de los neurotransmisores tales como la serotonina y la dopamina. En el tronco encefálico y la médula espinal, la adenosina actúa como un reductor de dolor. En la cabeza y el cuello, dilata los vasos sanguíneos. Al bloquear la acción de la adenosina, la cafeína estrecha los vasos sanguíneos cerebrales y aumenta la liberación de neurotransmisores excitatorios. A través de este mecanismo, la cafeína alivia el dolor de cabeza.

Aumenta la producción de ácido gástrico

Durante la fase gástrica normal de la digestión, las secreciones gástricas son estimuladas a medida que los alimentos, especialmente las proteínas, entran en el estómago. La cafeína actúa como un estimulante de las secreciones gástricas altamente ácidas, incluso en ausencia de alimentos. Esta producción anormal e innecesaria de ácido gástrico irrita la mucosa del estómago y el duodeno.

Aumenta el peristaltismo

El peristaltismo en el sistema gastrointestinal es la serie automática de contracciones musculares organizadas que mueven los alimentos a través del aparato digestivo. En el colon, la cafeína estimula y aumenta el peristaltismo. Esto hace que los tiempos de tránsito sean más cortos, lo que significa un movimiento del intestino que ocurre antes de lo normal después de una comida, junto con una disminución en la absorción de nutrientes.

Más galerías de fotos



Escrito por maryann gromisch | Traducido por eva ortiz