Los efectos de un estilo de vida saludable

Cuando adoptas un estilo de vida saludable, no sólo te sientes y te ves mejor, sino que también experimentas muchísimos otros beneficios saludables. Vivir de manera saludable, sin embargo, requiere que te comprometas a hacer algunas buenas elecciones y te apegues a ellas. No existen píldoras mágicas cuando se trata de la salud y bienestar a largo plazo. Las buenas noticias: puedes comenzar a hacer los cambios hoy que pueden afectar de manera positiva tu salud y bienestar en general.

Combate las enfermedades crónicas

Las elecciones de vida desacertadas, incluyendo una mala dieta, falta de ejercicio y estrés crónico, contribuyen de manera clave al desarrollo de enfermedades crónicas que pueden prevenirse. Por otro lado, los efectos de comer bien y ejercitarse mejoran la fortaleza de su sistema inmunológico y reducen el riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2, hipertensión y muchos tipos de cáncer. La American Heart Association recomienda al menos 150 minutos a la semana de ejercicio moderado como trotar o salir en bicicleta.

Nivel de energía incrementado

Un nivel de energía incrementado es un beneficio clave resultado de un estilo de vida saludable. De acuerdo con el University of Rochester Medical Center, si tienes una buena salud general, incrementando las "tres principales claves" (comer alimentos llenos de nutrientes, dormir lo suficiente y ejercitarte) experimentarás un aumento en tu nivel de energía. Llena tu dieta con muchos alimentos naturales ricos en nutrientes como frutas y vegetales frescos, granos integrales, y nueces, carnes magras y pescado, productos lácteos bajos en grasa y grasas insaturadas. Evita los alimentos procesados y refinados que provocan que tu azúcar en la sangre se eleve y después caiga, dejándote una sensación de fatiga.

Control de peso

Un estilo de vida saludable también te ayuda a mantener un peso saludable. Esto no sólo mejora tu apariencia, sino que también tienen impacto positivo sobre la prevención de enfermedades crónicas. Controlar tu peso reduce el riesgo de desarrollar diabetes, cálculos biliares, hipertensión, enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y muchos tipos de cáncer. De acuerdo con el University of Maryland Medical Center, las personas no sólo están consumiendo cantidades más grandes de alimento en comparación con hace 20 años, sino que también están reemplazando los alimentos naturales y hechos en casa con comidas rápidas y procesadas. Al reducir la ingesta de comidas y bebidas procesadas, que regularmente son altas en calorías, azúcar y grasa no saludable (lo que acaba con el control del peso), logras un impacto positivo sobre tu peso y buena salud en general.

Salud del cerebro mejorada

Un estilo de vida saludable puede incrementar la salud de tu cerebro. De acuerdo con el profesor de neurocirugía y ciencias fisiológicas de la UCLA Fernando Gómez-Pinilla, la dieta, el ejercicio y el sueño pueden alterar la salud de tu cerebro y funciones mentales. El ejercicio como caminar, sin llegar al agotamiento, es bueno para tu cerebro. Incrementa la circulación sanguínea y la cantidad de oxígeno y glucosa que llega a tu cerebro, ayudándote a pensar con mayor claridad. El ejercicio también aumenta las endorfinas, que pueden reducir la sensación de estrés. Los ácidos grasos Omega 3, que se encuentran en alimentos saludables como el salmón y las almendras, ayudan a mejorar el aprendizaje y la memoria y ayudan a pelear con la depresión y los desórdenes de humor. Duerme de siete a ocho horas. El sueño adecuado ayuda en el proceso de aprendizaje y memoria, en la habilidad para concentrarse y ayuda a mantener un buen humor.

Más galerías de fotos



Escrito por karen curinga | Traducido por laura de alba