Los efectos de la dieta en diabetes

La diabetes es un problema de salud causado por problemas con la hormona insulina. La insulina ayuda a la grasa, los músculos y las células del hígado a sacar la glucosa de la sangre; los problemas con cuánta insulina es producida o cómo el cuerpo responde a que la insulina, puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre a niveles peligrosamente altos. La dieta puede afectar la diabetes en tres formas diferentes: a través de efectos directos sobre el azúcar en la sangre, la respuesta del cuerpo a la insulina y el riesgo de complicaciones de la diabetes.

Efectos directos de glucosa en la sangre


La dieta tiene un efecto directo sobre los niveles de glucosa en sangre; los niveles de glucosa en la sangre caen cuando una persona no ha comido durante varias horas y se eleva después de que es consumida la comida.

La dieta tiene un efecto directo sobre los niveles de glucosa en sangre; los niveles de glucosa en la sangre caen cuando una persona no ha comido durante varias horas y se eleva después de que es consumida la comida. Las elecciones de alimentos tienen un impacto importante en cuanto a la rapidez y cuán alto aumenta los niveles de glucosa en la sangre. Un importante componente de la dieta de este cambio en la glucosa en sangre es el hidrato de carbono. Los carbohidratos simples, tales como azúcar de mesa, así como los hidratos de carbono complejos, tales como almidón son convertidos en glucosa por el tracto digestivo. Como resultado, una dieta que es alta en carbohidratos puede mantener los niveles de glucosa en la sangre altos. Un factor importante en la dieta de un diabético es el índice glucémico de un alimento. El índice glucémico es una medida en cuanta cantidad de una porción de un alimento determinado aumenta los niveles de glucosa en la sangre. En consecuencia, los diabéticos deben evitar los alimentos con índices glucémicos altos.

Resistencia a la insulina


La dieta también puede afectar la manera en que el cuerpo responde a la insulina.

La dieta también puede afectar la manera en que el cuerpo responde a la insulina. Las personas que son obesas o con sobrepeso severo son mucho más propensos a desarrollar resistencia a la insulina, que es causada por una respuesta disminuida por la grasa, el músculo y las células del hígado a los efectos de la insulina. La resistencia a la insulina es uno de los principales factores impulsores de la diabetes tipo 2, que generalmente ataca tarde en la vida. En muchos casos, la diabetes de tipo 2 puede ser prevenida por la pérdida de exceso de peso corporal, según los informes de la Sociedad de la Obesidad. Los diabéticos también pueden reducir su glucosa en la sangre por la pérdida de tan poco como 10 libras. Mediante la adopción de un plan de dieta que incluye menos calorías, los diabéticos pueden mejorar en gran medida su control de glucosa en la sangre, lo que puede reducir el riesgo de complicaciones serias de la diabetes y puede permitirles reducir la dosis de los medicamentos que toman para controlar su diabetes.

Complicaciones


La dieta también afecta a la probabilidad de desarrollar complicaciones relacionadas con la diabetes de una persona.

La dieta también afecta a la probabilidad de desarrollar complicaciones relacionadas con la diabetes de una persona. Los diabéticos tienen más probabilidades de desarrollar aterosclerosis, según Science Daily, ya que los altos niveles de glucosa en la sangre hacen que las arterias se inflamen, lo que hace que sea más fácil para que el colesterol se acumule en esos vasos sanguíneos. Ya que tener diabetes aumenta el riesgo de desarrollar aterosclerosis de una persona, una dieta que sea baja en grasa saturada y colesterol, es muy importante para las personas con diabetes. La aterosclerosis estrecha las arterias, dando lugar a una mala circulación, aumenta el estrés en el corazón y un riesgo elevado de padecer un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Más galerías de fotos



Escrito por adam cloe | Traducido por gonzalo cerda