Los efectos del masaje en el sistema muscular

La terapia de masaje es un tratamiento manual en el que el terapeuta presiona, frota y manipula los músculos y otros tejidos blandos. Los terapeutas por lo general usan sus manos y dedos, pero existen muchas herramientas que pueden usarse como parte de un tratamiento de masaje. De acuerdo con el National Center of Complementary and Alternative Medicine (NCCAM), la terapia de masaje ha sido usada por miles de años, y un estudio del 2007 mostró que 18 millones de estadounidenses reciben esta terapia. El NCCAM también señala que la terapia de masaje parece tener muy pocos riesgos cuando es administrada por un profesional entrenado, y además tiene muchos beneficios.

Disminuir la tensión

Los movimientos circulares profundos de la terapia de masaje pueden ayudar a disminuir la tensión que se acumula en los músculos o en su cobertura, llamada fascia. De acuerdo con el sitio Unitedmassagetherapist.com, un masaje transverso, el que se mueve a través de las fibras musculares, ayuda a separar estas fibras y a deshacer adhesiones que pueden estar formándose en el vientre muscular. Las adhesiones musculares son responsables de la disminución del rango de movimiento y el funcionamiento inapropiado. Los músculos que se someten al estrés adicional de una mala postura o una lesión tienden a acortarse y endurecerse, agregando tensión a las articulaciones cercanas. La terapia de masaje puede reducir la tensión y ayudar a alargar los músculos, aliviando el estrés acumulado.

Flujo sanguíneo aumentado

Cuando un músculo ha quedado lesionado, un mayor flujo sanguíneo en esa área ayuda a acelerar la recuperación. La terapia de masaje dilata o abre los vasos sanguíneos, restituyendo el flujo de fluido, oxígeno y otros nutrientes hacia el área afectada. El masaje cumple esto sin incrementar los productos de desecho metabólico que normalmente ocurrirían con la contracción muscular. En muchos casos de lesión, la terapia de masaje puede disminuir la cantidad de tiempo que le toma a un músculo para sanar apropiadamente.

Mayor rango de movimiento

En cualquier lesión, así como por la mala postura crónica, el rango de movimiento puede disminuir debido a que los músculos son cortos y están apretados, o han desarrollado adhesiones en su interior. La respuesta normal del cuerpo a una lesión es tratar de generar tejido cicatricial con el fin de estabilizar el área. Este tejido producirá más tarde un menor rango de movimiento y otros problemas dolorosos. La terapia de masaje deshace las adhesiones y alarga los músculos, ayudando por tanto a restaurar el rango de movimiento apropiado. El rango de movimiento completo y fluido es necesario para mantener la salud articulatoria.

Menor dolor

La terapia de masaje tiene la capacidad de disminuir el dolor en muchos padecimientos, incluyendo el dolor de espalda baja, de acuerdo con el sitio Massagetherapy.com. Esto se consigue de varias formas. Una forma en que la terapia de masaje ayuda es bloqueando las señales de dolor que se originan dentro del sistema musculoesquelético para que no lleguen al cerebro, de acuerdo con el sitio Holisticonline.com. El masaje también ayuda a expulsar de los músculos los productos de deshecho metabólico, tales como el ácido láctico y el carbónico. Estos productos generalmente se acumulan dentro de los músculos después de la actividad muscular y son responsables de los calambres y el malestar que se siente después de una actividad estresante.

Más galerías de fotos



Escrito por blake biddulph | Traducido por alejandro cardiel