Efectos del levantamiento diario de pesas

El levantamiento de pesas ofrece muchos beneficios comprobados, incluidos el incremento de la fuerza y el tamaño muscular, la mayor resistencia muscular y las mejorías en las estructuras ósea y muscular. Sin embargo, los excesos no son buenos. La National Association of Strength and Conditioning advierte que el levantamiento de pesas cotidiano, o el entrenamiento durante muchos días seguidos sin descanso, puede causar muchos problemas y desencadenar una serie de síntomas a los que comúnmente se conoce como "síndrome del sobreentrenamiento".

Poco progreso en el entrenamiento

El levantamiento de pesas causa catabolismo o destrucción de los músculos. Luego del entrenamiento, tu cuerpo atraviesa un proceso de reparación y crecimiento para que, cuando repitas la actividad unos días después, los músculos estén más grandes y fuertes que antes. Esto se denomina anabolismo y sólo ocurre durante el descanso. Si haces ejercicio con mucha frecuencia, tu cuerpo no tendrá tiempo de adaptarse a tus entrenamientos y, como resultado, el progreso será muy lento y hasta incluso inexistente.

Tendinitis

Los músculos se unen a los huesos mediante tendones, fibras no elásticas de tejido conjuntivo que transmiten la fuerza de los músculos a los huesos para que las extremidades puedan moverse. Los tendones tienen un mal suministro de sangre y, por lo tanto, tardan más en sanar y repararse que los músculos. Los tendones son propensos a la inflamación si se exponen en exceso, o con mucha frecuencia, al ejercicio. Esta inflamación se denomina tendinitis, que puede ser dolorosa y, si no sana correctamente, puede requerir tratamiento como reposo absoluto, masajes intensos y dolorosos, inyecciones de esteroides o cirugía.

Dolor articular

Una articulación se describe como la unión de dos huesos. Los extremos de los huesos están protegidos por un material resistente, delgado y resbaladizo denominado cartílago hialino. Al igual que los tendones, el cartílago hialino tiene muy poco suministro de sangre y, si se daña, tardará mucho en repararse si es que en algún momento lo hace. Los entrenamientos demasiado frecuentes con ejercicios repetitivos pueden causar el desgaste del cartílago hialino y, una vez gastado, puede provocar artrosis y dolor articular. Una vez que una articulación se vuelve artrítica, sólo se deteriorará aún más, volviéndose menos funcional y más dolorosa con el paso del tiempo. En última instancia se puede necesitar un reemplazo mediante una cirugía.

Sistema inmune deteriorado

El ejercicio es una forma de estrés a la que el cuerpo tratará de adaptarse. El aumento de la fuerza, la potencia y el tamaño de los músculos son adaptaciones positivas al estrés del ejercicio. Sin embargo, al igual que el estrés mental o emocional, el cuerpo puede soportar una determinada cantidad de estrés y luego comenzará a debilitarse. El entrenamiento cotidiano causará una acumulación de estrés a la que el cuerpo no puede adaptarse. Uno de los síntomas del sobreentrenamiento o la falta de descanso es el deterioro del sistema inmune. A medida que tu cuerpo intenta lidiar con el estrés del ejercicio, sus recursos para la recuperación serán limitados y, como resultado, te enfermarás más de lo normal y por más tiempo. Un sistema inmune deteriorado probablemente provoque sensaciones de fatiga y letargo, pérdida de peso y fuerza y falta de entusiasmo para entrenar.

Más galerías de fotos



Escrito por patrick dale | Traducido por valeria d'ambrosio