Efectos del té de lavanda

La lavanda (lavender), una hierba considerada tranquilizante, suave, tonificante y aromática, se utiliza con una variedad de fines medicinales. Durante siglos, el té de lavanda se ha utilizado para purificar el cuerpo y el espíritu y combatir las cefaleas, el insomnio, la depresión y la fatiga. La lavanda puede causar efectos secundarios, así que habla con tu médico antes de usarla con fines medicinales.

Migrañas

El aroma de la lavanda produce un efecto tranquilizante y sedante. Beber té de lavanda puede reducir las migrañas porque las flores usadas para preparar té contienen compuestos medicinales antiespasmódicos, lo que ayuda a relajar los vasos sanguíneos y los pequeños músculos del cuello y el cuero cabelludo y los que se encuentran alrededor de los ojos, así lo afirma Phyllis A. Balch en su libro "Prescription for Nutritional Healing".

Depresión y ansiedad

La depresión y la ansiedad se pueden reducir mediante el consumo de té de lavanda y la inhalación de su aroma. Phyllis Balch explica que el aroma del té estimula los sentidos y puede mejorar las capacidades cognitivas de algunas personas. La hierba desempeña un papel importante al reducir los niveles de estrés y ansiedad y también mejora el estado de ánimo, en especial si la depresión está acompañada por migrañas.

Insomnio y cansancio

Beber una taza de té de lavanda puede ser energizante durante el día, lo que ayuda a combatir el cansancio, así lo afirma el University of Maryland Medical Center. Otra taza de té a la noche puede tranquilizarte para ayudarte a conciliar el sueño con mayor facilidad. La lavanda calma el sistema nervioso y reduce los niveles de estrés, así se explica en “The Green Pharmacy Herbal Handbook". El té de lavanda puede ser especialmente útil si el cansancio es el resultado de lidiar con dolor crónico.

Náuseas

Según el libro “The Green Pharmacy Herbal Handbook", al igual que el jengibre (ginger), la lavanda puede brindar alivio a los mareos y las náuseas. Bebe una taza de té de lavanda para calmar el estómago, en especial si las náuseas están relacionadas con el dolor de cabeza. La lavanda es conocida por reducir la inflamación del nervio vago, que a menudo se inflama durante las migrañas, lo que causa náuseas y vómitos.

Efectos estrogénicos

Conforme al University of Minnesota Masonic Cancer Center, la lavanda produce efectos similares a los estrógenos. El uso de té o aceites esenciales de lavanda puede aliviar o bloquear los efectos de los andrógenos u hormonas sexuales masculinas. Si padeces un tumor cancerígeno cuyo crecimiento depende del estrógeno, debes evitar usar lavanda en cualquiera de sus formas.

Efectos adversos

Por lo general, la lavanda se considera una hierba segura para usar en té, así lo indica el University of Minnesota Masonic Cancer Center. Sin embargo, algunas personas pueden experimentar una erupción u otra reacción alérgica por el uso de lavanda cuando se aplica como aceite esencial sobre la piel. Si desarrollas síntomas, independientemente del modo en que utilices la lavanda, deja de consumirla y ponte en contacto con el médico.

Más galerías de fotos



Escrito por jean bardot | Traducido por valeria d'ambrosio