Efectos del ejercicio sobre la temperatura corporal

Al hacer ejercicios, tus músculos se calientan, y sientes en tu frente el sudor. Incluso la respiración se siente caliente. Las dos formas por las que tu cuerpo regula la temperatura del cuerpo son la transpiración y la respiración. Tus músculos necesitan un flujo constante de energía para seguir trabajando. El calor se crea cuando los músculos producen energía. Tu cuerpo trabaja duro para regular este cambio de temperatura y mantenerse dentro de un rango seguro.

Regulación de la temperatura

El hipotálamo es un área en forma de cono en tu cerebro. Segrega hormonas que regulan muchos de los sistemas del cuerpo. Uno de estos sistemas es la temperatura. El hipotálamo funciona como un termostato para tu cuerpo. Los receptores en el cuerpo envían continuamente mensajes al hipotálamo sobre su temperatura. Los ajustes se realizan para mantener su temperatura corporal entre 97,5 y 99,5 grados Fahrenheit.

Ejercicio y temperatura corporal

Tus músculos agotan rápidamente la energía almacenada al iniciar el ejercicio. Para hacer más energía, los músculos combinan con el oxígeno ATP. Este proceso crea la energía de calor como un subproducto. El calor extra aumenta tu temperatura corporal, por lo que el cuerpo necesita para eliminar el calor lo más rápidamente posible. Los sensores de temperatura indican al hipotálamo que tu temperatura corporal aumenta, y algo tiene que bajarlo.

Manteniendo la temperatura corporal


La sangre fluye a la piel para ayudarte a enfriarte durante el ejercicio.

Durante el ejercicio, más sangre fluye a los músculos para mantenerlos en funcionamiento. Cuando la temperatura corporal comienza a elevarse, más sangre fluye a la piel, por lo que la evaporación, o el sudor, pueden ayudarte a refrescarte. El flujo de sangre es desviado de otros órganos, como el riñón y el hígado, y así se permite que más sangre fluya a la superficie de la piel. Parte del calor recogido en el sistema circulatorio se elimina por la respiración mientras exhalas aire caliente.

Ambiente, ejercicio y temperatura corporal

Cuando haces ejercicio en un ambiente con temperatura controlada, como el gimnasio, el hipotálamo mantiene tu temperatura corporal a un nivel seguro. Si haces ejercicio en condiciones calurosas y húmedas, es menos probable que te enfríes eficazmente con la evaporación. Cuando se trabaja en el agua, el calor del cuerpo se transfiere al agua, y se retira. Si nadas en una piscina de agua caliente, esto es menos eficiente. Observa si hay señales de sobrecalentamiento en el ejercicio en condiciones de calor y humedad. Los síntomas son: debilidad, dolor de cabeza, mareos, calambres musculares, náuseas y vómitos. Estas son señales de que la temperatura de tu cuerpo es demasiado alta para continuar el ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por brenda cyr | Traducido por mariela rebelo